Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

miércoles, 5 de septiembre de 2012

5 DE SETIEMBRE DE 1955 NACÍA EL ESCRITOR DE LOS NIÑOS

 IGNACIO MARTINEZ


Walter Ignacio Martínez Maldonado nació en Montevideo, 5 de septiembre de 1955.
Es un dramaturgo y escritor uruguayo. Firma sus obras simplemente como Ignacio Martínez.
Durante la dictadura uruguaya firmó algunas publicaciones con el pseudónimo de Ignacio Seger.

Escribió más de setenta libros para niños y jóvenes, más de 30 obras teatrales para niños y adultos y ocho libros para adultos.
En 1993 fue redactor responsable de la revista cultural INTER NOS, de salida mensual, publicación de los funcionarios del CASMU.
Fue redactor responsable de la revista "El Tomate Verde" durante más de 10 años, hasta 2009, columnista en el semanario El Popular y miembro de REMES (Red Mundial de Escritores en Español), Poetas del Mundo, y la IWA (International Writers Association).
Presidió la organización ecologista REDES - Amigos de la Tierra, Uruguay.
Ahora integra la Comisión de Cultura de la central sindical PIT-CNT y dirige la editorial "Primero de Mayo" en ese organismo sindical.


En 1996 fundó "Ediciones del Viejo Vasa" donde publica la mayoría de sus textos. Además ha publicado en otras editoriales como Ediciones de la Banda Oriental, Tupac Amaru Ediciones (TAE), Editorial Fin de Siglo, Editorial Sirio, entre otros.

Su faceta más conocida es la de escritor de libros para niños, vocación que inició en los años setenta y que se fue plasmando con los años hasta ser uno de los autores para niños de referencia en Uruguay. Como parte de su compromiso con la niñez uruguaya y la educación recorre cientos de escuelas anualmente, realizando talleres de narración oral  compartiendo con niños y niñas y jóvenes en todo el Uruguay.

En 2007 fue el encargado de leer la proclama ante la presencia de Bush en Uruguay ante más de 70 mil personas.

En 2010 presentó su obra "El bosque de mis libros" a un concurso del Banco Interamericano de Desarrollo y obtuvo el primer lugar en categoría "Obra de teatro para niños". Fue elegido para su representación por el grupo teatral del Banco en Washington.

OBRAS



1. El libro de todos, Cuentos. Editorial Nordan (con el pseudónimo Ignacio Seger), 1984 y Ediciones de la Banda Oriental, 1998

2. La vereda de enfrente, Cuentos. Editorial Proyección, 1988, TAE, 1994 y Ediciones del Viejo Vasa, 1998

3. El viejo Vasa, Cuento. Editorial Nordan 1983. Editorial Proyección, 1988, Editorial Nordan, 1992, Ediciones del Viejo Vasa, 2001 y 2008

4. La fantástica historia de una gran rebelde y el secreto de un río, Cuentos. TAE, 1989 y Ediciones del Viejo Vasa, 1999

5. Detrás de la puerta... un mundo, Novela. TAE, 1990 y Ediciones del Viejo Vasa, 1998

6. Los fantasmas de la escuela, Cuentos TAE, 1992 y Ediciones del Viejo Vasa, 2002

7. Los fantasmas de la escuela pasaron de clase, Cuento. TAE, 1994 y Ediciones del Viejo Vasa, 2002

8. Milpa y Tizoc, herederos de las piedras y el maíz, Novela. TAE, 1992, Ediciones del Viejo Vasa, 1995, EDAF, 2001, Editorial SIRPUS 2008

9. ¿Adónde fueron los bichos? Cuento. Editorial Nordan, 1994, Editorial Sudamericana, 2003 y Ediciones del Viejo Vasa 2010

10. ¿Por qué en el río no hay peces? Cuento. Editorial Sudamericana, 2003 y Ediciones del Viejo Vasa 2010

11. ¿Adónde fueron los pájaros? Cuento. Editorial Sudamericana, 2003 y Ediciones del Viejo Vasa 2010

12. ¿Por qué la gente está triste? Cuento. Editorial Sudamericana, 2003 y Ediciones del Viejo Vasa 2010

13. ¿Quién dijo que el mundo está perdido? Cuento. Editorial Sudamericana, 2003 y Ediciones del Viejo Vasa 2010.

14. Los piratas del Atlántico Sur, Novela. Ediciones del Viejo Vasa, 1996

15. La mochila infernal, Cuentos. Ediciones del Viejo Vasa, 1997

16. Malú, diario íntimo de una perra, Novela. Ediciones del Viejo Vasa, 1998

17. Los niños de la independencia, Novela. Ediciones del Viejo Vasa, 2000

18. Los pequeños amigos de la tierra, Cuentos. Ediciones del Viejo Vasa, 2000

19. Verónica y Nicolás, Novela. Ediciones del Viejo Vasa, 2001

20. La Hechicera de Vaupés, Novela. 5ta edición Ediciones del Viejo Vasa y Editorial Sirio, 2002

21. El baile de los zapatos, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2002

22. Lunatiquín, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2002.

23. La dama de la armadura, Cuento Ediciones de la Banda Oriental, 2002,

24. Poemas y canciones para niñas, niños y jóvenes, Ediciones del Viejo Vasa, 2002

25. El mapa secreto, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003,

26. La leyenda del Kiyú, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003,

27. Mi amigo colibrí, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003,

28. Borocotó-Chás-Chás, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003,

29. La escuela misteriosa, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003,

30. Lejos de casa, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003,

31. La rebelión de los títeres, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003




32. Los horneros y el sol, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003

33. La maestra rural, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003

34. ¡Qué partido de fútbol!, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2003

35. La leyenda del gato grande, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2004,

36. La batalla del reino vegetal, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2004,

37. Viaje microscópico, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2004,

38. El día que volaron los caballos, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2004

39. Cuento de amor, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2004

40. El regreso de la música, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2004

41. ¡Mamá, se me cayó un diente!, Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2004

42. Las aventuras de Tobías, el hijo de Malú, Novela. Ediciones del Viejo Vasa, 2004

43. 50 fichas ambientales, Ediciones del Viejo Vasa, 2004.





44. Cuantos para antes de ir a dormir, Ediciones de la Banda Oriental, 2008

45. Más cuentos para antes de ir a dormir, Ediciones de la Banda Oriental, 2008.

46. Historias del Sur, Cuento. Ediciones del Viejo Vasa, 2005

47. La Hechicera de Vaupés en África secreta, Novela. Editorial Sirio y Ed. Del Viejo Vasa, 2006

48. La Hechicera de Vaupés en la cuna de la sabiduría, Novela. Editorial Sirio y Ed. Del Viejo Vasa, 2006

49. Memorias de Lucía. Diario íntimo de una adolescente. Narración. Ediciones Del Viejo Vasa. 2007

50. La Hechicera de Vaupés y la magia de las Artes. Novela. Editorial Sirio y Ed. Del Viejo Vasa, 2007

51. Franca, la ballena valiente. Cuento. Ed. del Viejo Vasa 2008

52. La cueva de las amatistas. Cuento Ediciones de la Banda Oriental, 2008

53. Encuentros en la meseta. Cuento, Ediciones de la Banda Oriental, 2008

54. Los cebadores de mate. Cuento, Ediciones de la Banda Oriental, 2008

55. La primavera de Dolores. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2008

56. Las barrancas de Kiyú. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2008

57. Los enamorados de Colonia. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2008

58. El cura caminador. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2008

59. A orillas del Olimar. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2008

60. Un delfín llamado Franciscana. Cuento, Ediciones de la Banda Oriental, 2008

61. La luz de la fortaleza. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2008




62. La maestra nueva. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

63. El Pingüino Emperador. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

64. La niña que cantaba en tres idiomas. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

65. El indio de Batoví. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009






66. Un fantasma llamado Sir George. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

67. Los chiquilines del barrio y la luz de la fortaleza. Cuento. Ediciones del Viejo Vasa. 2009

68. Los chiquilines del barrio y una final sin igual. Cuento. Ediciones del Viejo Vasa. 2009

69. El secreto de la gran esfera. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

70. En la fiesta de San Cono. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

71. La niña del Valle Edén. Novela. Editorial Fin de Siglo, 2009.

72. Por allá en Barriga Negra. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

73. La cueva del tigre. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

74. Cuando volaron los ñandúes. Cuento. Ediciones de la Banda Oriental, 2009

75. La Hechicera de Vaupés y el sueño blanco. Novela. Editorial Sirio y Ed. del Viejo Vasa, 2010.


76. O mundo em silêncio – El mundo en silencio. Novela bilingüe, Editora Maneco-Brasil. (con la escritoras Marô Barbieri y Helô Bacichette), 2010.

77. Los chiquilines del barrio y los gurises del campo. Cuento. Ediciones del Viejo Vasa, 2010

78. Los chiquilines del barrio y la escuela de Varela. Cuento. Ediciones del Viejo Vasa, 2010

79. Mi amigo José Gervasio. Novela. Editorial Fin de Siglo, 2011

LIBROS PARA ADULTOS



    "Mujeres de dos mundos", Editorial Fin de Siglo, (2010)
    "El abrigo de la colmena", Editorial Fin de Siglo, (2003)
    "Las orillas del océano", Editorial Sudamericana, (2003)
    "Encuentros con el siglo de los afectos", Ediciones de la Banda Oriental, (2002)
    "Cuentos para leer en el ómnibus", Ediciones del viejo Vasa (1999)
    "Todos los jueves del mundo", Ediciones del Viejo Vasa, (1997)
    "Tiene la palabra Tota Quinteros", TAE, (1993)
    "Avisa a todos los compañeros, pronto...", Editorial Compañero, (1991)

PREMIOS OBTENIDOS

    “Diario de Caracas” (1981);
    "Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay” (1989, 1992 y 1996);
    “Musa” de la Asociación General de Autores del Uruguay (2000 y 2004);
    “Bartolomé Hidalgo” de la Cámara Uruguaya del Libro (1993 y 2002);
    “Florencio” de la Aociación. De Críticos Teatrales del Uruguay (1998 y 2000);
    “Dragón de San Fernando” (2003);
    Reconocimiento Colegio Gabriela Mistral (2008);
    Mención “50 años del Teatro Circular” (2004) por su obra La última cachetada; Premio Mención COFONTE de Teatro “60 Aniversario de El Galpón” por su obra “Camino al paraíso”, (2008);
    Palabras Diversas en la categoría Cuento (2008),
    “Arturo Cuadrado” a la Cultura de Editorial Botella al Mar, (2009);
    Poesía “Cuando siempre haya mañana” seleccionada en el concurso internacional de poesía sobre temas ambientales Ecoloquia 2009;
    Nominado al Gran Premio a la Labor Intelectual 2009 del Min. de Educ. y Cultura de Uruguay que se otorga cada 3 años.
    Premio BID Hispanoamericano de Dramaturgia (2010) Washington EEUU en Teatro Infantil por su obra musical “El bosque de mis libros”.
    Mención de Honor del concurso literario de la Intendencia Municipal de Montevideo 2010, categoría Dramaturgia, obra “La casa de los Rothberg”.
    Mención de Honor del concurso literario del Ministerio de Educación y Cultura, 2010, categoría Drama, por la obra “La casa de los Rothberg”
    Premio Patrocinio Bicentenario a su libro “Mi amigo José Gervasio” 2011.
    Premio Patrocinio Bicentenario a su obra de teatro para niños “Te contaré una historia” 2011.
    Premio Florencio 2011 como Mejor Espectáculo Infantil a su obra “Lunatiquín” junto a Florencio a la Mejor
    Dirección (W.Sassi) y Florencio a la mejor Escenografía (C.Gallípoli) habiendo sido nominado a cuatro
    Premios Florencio más entre los que se incluye Mejor Texto de autor nacional.


 PARA NIÑOS DE 5º Y 6ª AÑO ESCOLAR

 Cuento de amor


Desde hace como dos años estoy enamorado de ella. Nunca estuvimos juntos porque siempre nos tocaron grupos diferentes, pero la conozco desde primer año y ahora que ella está en quinto “A” y yo estoy en quinto “B” debo reconocer que me tiene loco de amor...bueno, loco, lo que se dice loco, quizá no, pero yo siento que soy capaz de hacer cualquier locura con tal de ser su novio.

Todos los mediodía ella camina desde su casa hasta la escuela acompañada de dos o tres amigas que la pasan a buscar. Yo espero, al acecho, en la puerta de mi casa porque sé que, inevitablemente, ellas deben pasar por donde vivo.
Cuando siento sus voces me preparo y una vez que pasan frente a mi puerta yo salgo como haciéndome el distraído y comienzo a caminar detrás de ellas sin quitar mis ojos de Paola...¡ah, así se llama ella!...que, sinceramente, ha desatado mis mejores pasiones.
Yo no sé si se ha dado cuenta de lo que siento por ella. Tampoco tengo ni idea si ella se ha fijado en mí, pero la verdad es que, aún a riesgo de cometer tremendos papelones, he hecho los más increíbles intentos para que se dé cuenta de que estoy verdaderamente enamorado.
Una vez le pedí a un compañero que me empujara hacia ella para quedar bien cerca de su cara angelical. El empujón fue tan desmedido que yo volé como una pelota descontrolada, me derrumbé sobre una de las compañeras que estaba al lado de Paola y ambos caímos como un mueble destartalado y descolado sobre mi pequeño gran amor y los tres terminamos en el suelo, despatarrados y con las túnicas como trapos sucios. Se imaginarán la lista de protestas, improperios y reproches que me ligué y la ridícula situación en la que quedé.
En otra oportunidad tuvimos clase de gimnasia y ella apareció con un conjuntito que ¡guau! la convertía en una gata, en una leona, en una...bueno, en una nada, en realidad estaba divina, divina, divina. Yo también quise aparecer con ropa de atleta y por un momento me creí un gimnasta olímpico, un super héroe de músculos gigantes, pero en realidad me sentí como lo que soy: un niño de diez años, flaquito como un tallarín, pegando el estirón, con
pies grandes, rodillas huesudas y mi físico no llamó la atención de nadie y menos de Paola.
¿Qué hacer? ¿Cómo captar su interés por mí? ¿Cómo acercarme a ella? Si los dos estuviéramos en la misma clase quizá todo sería más fácil porque las mismas actividades escolares tal vez nos acercarían más y yo podría, qué sé yo, invitarla a estudiar en mi casa o ir a la casa de ella con cualquier excusa. Pero como estábamos en diferentes quintos ninguna de esas oportunidades se me presentaba como yo deseaba.
Como ya dije, las únicas veces que nos veíamos era en gimnasia, en las clases de canto y en los actos, pero un día sucedió algo maravilloso.
La escuela contrató a un profesor de teatro y en mí se despertó una inmensa vocación por la actuación.
El hombre joven integra un grupo que se llama Teatro Para Todos y vino a trabajar diferentes obras con nosotros. Algunas habían sido ya escritas por adultos, otras serían creadas por nosotros mismos y lo maravilloso fue que el profe juntó a los dos quintos para armar el elenco de una obra que decidimos hacer nosotros mismos.
El libreto consistía en que un grupo de niñas y de niños iniciaba toda una investigación científica por nuestra ciudad capital, Montevideo, indagando el estado de nuestras playas, arroyos y humedales, investigando sobre el aire y sus elementos nocivos para la salud, la contaminación sonora y el estado de las calles, de las zonas rurales, la basura y todo lo que  había para mejorar.
Al principio hicimos dos o tres reuniones para conversar sobre esas cosas, pero ya, nomás, el hecho de que Paola estuviera conmigo me encantó y, sinceramente, fue como si me cambiara la vida, me hice amigo del profesor de teatro y comencé a querer al teatro como lo más importante de mi vida...bueno, lo más importante no, porque también está mi familia y porque está Paola, pero...
A la tercera o cuarta reunión se comenzaron a repartir las tareas de los casi setenta alumnos de los dos quintos. Primero se eligieron los que se encargarían de la escenografía, del sonido y de las luces. Es que la parte técnica es fundamental y el éxito de la obra podía depender de todo eso.
Después se habló del vestuario y al final convinimos en que deberíamos salir como verdaderos expedicionarios, con mochilas, linternas, aparatos raros, mapas y todas esas cosas que llevan los científicos cuando investigan algo.
Al final se eligió al grupo de actores y actrices y...¡Paola y yo quedamos en ese grupo!

 


Desde entonces yo sueño despierto todas las noches con ella. A veces me imagino que
andamos por la fortaleza del Cerro. Otras veces pienso que caminamos tomados de la mano
por la playa Ramírez o nos perdemos en el Prado, en el Parque Rodó o por los montecitos de Melilla, las arboledas de Lezica o las orillas del Santa Lucía en Santiago Vázquez.
La verdad fue que la obra incluyó una aventura que consistía en que, precisamente, una
científica se perdía en el Parque Lecocq y los demás tenía que recatarla de los peligros de los animales que habitan ese zoológico abierto y todos elegimos a Paola para interpretar ese rol de científica, pero para mi tristeza, la mayoría eligió también a un niño del otro quinto para
dirigir las operaciones de rescate.
A partir de ese momento intenté otros caminos de acercamiento a Paola. Busqué conversar
con ella sobre la obra de teatro, pero enseguida nos hallábamos rodeados de amigas y
amigos que hablaban de lo mismo. Otra vez le regalé un alfajor y ella me lo agradeció, pero
dijo que no le gustaban las cosas tan dulces y empalagosas y yo me sentí el más bobo del
mundo. En otra ocasión, mientras ensayábamos la escena en que ella se perdía y comenzaba a llamarnos en medio de la oscuridad, yo me levanté y dije “aquí estoy, aquí estoy” y lo único que conseguí fue que todos mis compañeros se rieran de mí, que el profesor me rezongara por la interrupción y que el otro niño, que era el que al fin de cuentas debía encontrar a Paola como científica extraviada en el parque, se levantara de su sitio, avanzara hacia ella y él sí dijera “aquí estamos, aquí estamos” y encima la abrazara y ambos se abrazaran como el más dulce e íntimo de los encuentros.
Es que así debía ser la escena y yo me moría de celos y nunca antes había llegado a
aborrecer, a odiar, a desear cualquier maldad a un niño como lo hacía ahora contra aquel
rival del otro quinto que yo ni conocía y que, seguramente, tampoco se merecía tanto
desprecio de mi parte.
Lo que ocurre es que, como bien dice la canción “cuando el amor viene sí, de esa manera,
uno no se da ni cuenta” y eso me estaba sucediendo a mí.
Al fin estuvo pronta la obra, se fijó el momento del estreno para el Día del Medio Ambiente,
el 5 de junio (que dicho sea de paso no sé por qué le llaman del “medio ambiente” cuando el
ambiente debería ser entero, ¿no?) y el profesor se aseguró de que todo estuviera pronto
para la actuación frente a los demás alumnos de la escuela, los padres y las madres, las
autoridades escolares y la comunidad del barrio que allí estaría presente.
Para sorpresa de todos nosotros, el profesor llegó pálido, desencajado, ojeroso, eléctrico y
no hacía otra cosa que decir para un lado y para otro “no puede ser”, “es lo último que me
faltaba”, “estamos liquidados”.
Nosotros no entendíamos qué sucedía. El profesor entró tres o cuatro veces a la dirección
para llamar por teléfono hasta que al fin salió, nos reunió a todos en el fondo y nos habló con
voz de congoja.
Es que estaba todo pronto. La escenografía sobre la ciudad había quedado hermosa, con
grandes dibujos representativos de cada zona de Montevideo, la letra de lo que cada uno de
nosotros debía decir había sido aprendida a la perfección y esa escena final del Parque sería perfecta porque todos terminábamos bailando con los animales, dando un mensaje de
armonía entre los seres humanos y la naturaleza. ¡Hasta niños y niñas vestidos de árboles
bailarían en la ronda!...pero lo terrible, lo inesperado, lo que no se podía prever, era que ese
día el niño que rescataba a Paola tuviera gripe con fiebre y todo, y que su mamá hubiera ido
a la escuela a comunicar con el mayor dolor del mundo que su hijo no iría a la escuela
porque debía quedarse en cama.
Al principio me vino mucha pena porque la obra de teatro corría el riesgo de venirse abajo,
pero cuando el profesor me miró y se acercó a mí, sentí que un rayo divino, una magia
inesperada, algo fantástico y único estaba a punto de ocurrir en mi vida.
–Serás tú el que rescate a Paola –me dijo y yo casi me hago encima. Por momentos sentí
ganas de hacerle un monumento inmenso a la gripe y a la fiebre, pero enseguida me olvidé
de eso cuando vi que Paola se acercaba hacia mí y por primera vez, en todos estos años de
escuela, me hablaba mirándome con sus dos inmensos ojos negrísimos y me preguntaba si
me animaba a sustituir al otro compañero.
Yo no sé qué le respondí, pero la obra comenzó como estaba previsto, los niños investigadores fuimos recorriendo distintos rincones del escenario, en el medio del patio, como si viajáramos por las diferentes zonas de la ciudad, cantamos algunas canciones sobre
el ambiente y cuando Paola se fue alejando hacia el lugar que representaba el parque
Lecocq, yo me preparé para la escena final.



 Ella debía pedir auxilio y eso hizo. Yo, entonces, tenía que correr hacia ella, tomarle la mano,traerla hacia mí y abrazarla con todas mis fuerzas para protegerla de la peligrosa situación y eso fue exactamente lo que hice. Todos los demás actores formaron una ronda alrededor nuestro y comenzaron a bailar. Yo tenía que soltar a Paola e integrarme a la ronda junto a ella, pero no la solté y la rueda se formó alrededor de nosotros que todavía permanecíamos abrazados. Yo no la soltaba y ella tampoco a mí. Los dos parecíamos pegados uno al otro. El público comenzó a aplaudir y yo vi que el profesor también aplaudía como si no le importara esa escena no planeada. A Pao (así la llamo desde entonces) y a mí tampoco nos importaba que toda la escuela estuviera mirándonos abrazados en el medio del patio.
El éxito fue total y en ese momento, cuando ya todos los presentes salían de sus lugares para felicitar a los actores y las actrices de quinto año, a mí me vino una fuerza más grande que la de un volcán y en el preciso instante que aflojaba mi abrazo de enamorado, le di a Paola un exquisito beso en su mejilla color canela que ella me devolvió con un beso en mi mejilla más colorada que un tomate maduro.
Desde entonces fuimos novios y este cuento lo estoy escribiendo en sexto porque la maestra nos mandó de deberes que escribiéramos cuál ha sido hasta el momento el mejor día de la escuela y yo no tengo dudas de que para mí fue aquel 5 de junio del año pasado.
¡Ah, me olvidaba! En el encabezamiento pusimos “Cuento Colectivo” porque al final de esta
historia firmamos “Paola y yo”.
Ignacio Martínez


FUENTES
 http://es.wikipedia.org