Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

viernes, 1 de julio de 2016

1 DE JULIO DE 1894 NACÍA JULIO VILAMAJÓ





Julio Vilamajó Echaniz nació en Montevideo el 1° de julio de 1894, siendo sus padres Ramón Vilamajó - oriundo de Perpignan, Francia – y Eustaquia Echaniz - nacida en San Sebastián, España. El matrimonio se vio alegrado por el nacimiento de tres hijos: Ramón, Julio y Estrella.
Aprende las primeras letras en la escuela de la calle Agraciada y Asencio y luego prosigue los estudios secundarios en la Universidad. Dada su temprana vocación por la arquitectura, no titubea un instante cuando debe decidir la carrera que ha de seguir, e ingresa a la Facultad de Matemáticas donde a la sazón se formaban arquitectos, ingenieros y agrimensores
En el pasaje por ias aulas demostró sus innatas condiciones y una capacidad sobresaliente, al obtener un alto promedio de calificaciones, lo que le permitió - con posterioridad a la obtención del título el 24 de diciembre de 1915 - concursar por el "Gran Premio". Consistió el correspondiente al año 1920, en la elaboración de un proyecto sobre un presunto "Palacio de las Naciones", tema sin duda en boga finalizada la "Gran Guerra".
El 31 de agosto de ese año se le confiere a Vilamajó el Primer Premio, por lo que se hace acreedor a un viaje de estudios a Europa. Demoró su partida indeciso del lugar
En el periodo comprendido entre la fecha en que se recibe y su partida a Europa, ya había comenzado su labor profesional asociado a un condiscípulo suyo: Horacio Azzarini, Juntos realizan una serie de obras, entre las que destacamos: la decoración de la Sala de Actos del Ateneo - en la que cuentan además con la colaboración del escultor José Luis Zorrilla de San Martín -; la remodelación del liceo N° 1 "José Enrique Rodó" y las viviendas para Noé Thevenet en la calle Ganaderos y Héctor Ellis en Ellauri 750. Asimismo por esta época
Demostró la factibilidad de una arquitectura autóctona que nos distinguiera.
Adoptó los principios de la arquitectura renovadora y los reelaboró dando un producto original, con lo cual quedó fehacientemente establecido que, a pesar de nuestra pequeñez territorial y del escaso número de habitantes que poseemos, es posible, en los confines australes de esta América, superar el colonialismo intelectual a que nos vemos sometidos y asombrar al mundo con una nueva visión de las cosas. Ya por ese entonces, la fama de que gozaba "Don Julio" - como cariñosa y respetuosamente le llamaban colegas y discípulos -, se había extendido más allá de fronteras. Ello determinó que cuando se barajaron nombres para constituir el Cuerpo Asesor para planear el edifico que habría de albergar la O.N.U. en Nueva York, fuese tenida en cuenta su candidatura.
Diez fueron los Miembros elegidos entre los arquitectos más famosos del orbe y dentro de ellos solamente dos representaron a Latinoamérica: el brasileño Osear Niemeyer y él del gran maestro fallecido el 23 de abril de 1948, a manera de testamento artístico: "No hay que olvidarse que el corazón existe y que él es el único que puede otorgar grandeza a los propósitos. Todos aquéllos que se dejan arrastrar por concepciones
cerebrales, sólo hay pequeñas cosas que al poco tiempo, se reconocerán”.