Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

sábado, 29 de octubre de 2016

EL 29 DE OCTUBRE DE 1889 NACÍA LORENZO LUZURIAGA

IMPULSOR DE LA ESCUELA NUEVA


Nació en Valdepeñas (Ciudad Real) el 29 de Octubre de 1889. 
Sus padres fueron Santiago Luzuriaga un maestro de Murrieta y de Ángeles Medina, de Socuéllamos. En una nota autobiográfica él mismo rememora sus orígenes y habla de su padre como director de una escuela en Valdepeñas y de su madre, hermana de un maestro de la misma escuela. Y añade: “Tanto mi padre como mi madre se casaron en segundas nupcias, teniendo mi padre un hijo, Fermín, y mi madre otro, Recaredo, que ya eran maestros. Así pues, he tenido padre maestro, dos tíos maestros y dos hermanos maestros; no se puede pedir más pedagogía”.
Fue  uno de aquellos españoles “del éxodo y del llanto” que abandono el país en aquel “apocalíptico” 1936 en Madrid, como consecuencia de los virulentos combates desatados en las afueras de la capital, ya en plena guerra civil. En el  año 1909 ingresa en la Escuela Superior del Magisterio, después de conseguir una beca que había solicitado por falta de recursos económicos. En esa época, y mientras preparaba su ingreso en la Escuela Superior, acude a la biblioteca del Museo Pedagógico Nacional. “Allí acudía -dice en sus notas autobiográficas inéditas- para mis lecturas, que eran muchas”. Y allí conoció a Manuel Bartolomé Cossío, que le presentó a Giner. “Este fue -dice- el encuentro decisivo de mi vida. D. Francisco le hizo entrar en la Institución Libre de Enseñanza, en la que fue a la vez alumno y maestro desde 1908 a 1912.
Luzuriaga sabía muy bien que la educación -o determinada concepción de los fines educativos- está siempre en función de un determinado proyecto político. Porque, ¿dónde deben separarse -si es que deben- educación, cultura y política? Luzuriaga se planteará este problema, reiterada y contradictoriamente, a lo largo de su obra en España y en el exilio. Tratará de salvaguardar su libertad individual, su independencia y la independencia de sus obras de creación (defenderá siempre encarnizadamente su Revista de Pedagogía, que aparecerá ininterrumpidamente entre 1922 y 1936 ), aunque no por eso va a renunciar a la lucha por unos ideales claros de progreso, que le van a llevar desde las posiciones socialistas más radicales a un
republicanismo también muy militante, aunque de más amplio espectro… Luzuriaga va a pasar del radicalismo de la época de sus colaboraciones en el semanario España (1915-16) y el diario El Sol (1917-21) a la prudencia política de los primeros tiempos de la Revista de Pedagogía y del radicalismo republicano al desconcierto del exilio y de la “guerra fría”.

Su carrera pedagógica se consolidará meses después, cuando inicie sus tareas como profesor de Organización escolar en la recién creada Sección de Pedagogía de la Universidad Complutense de Madrid y cuando sea nombrado Secretario Técnico en el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, cargo que desempeñará hasta tiempo después de encontrarse ya en el exilio -1937, en Londres-.
Impulsor de la Institución Libre de la Enseñanza y es uno de los principales introductores de la denominada pedagogía social (que indica la importancia de la pedagogía fuera de la institución escolar). Colabora con Cossío en el Museo Pedagógico.

Sale exiliado de  España a Argentina, donde es profesor de Historia de la Pedagogía en la Universidad de Tucumán y Buenos Aires, realizando importantes textos pedagógicos en colaboración  con la editorial Losada, entre los que destaca el Diccionario de Pedagogía, Fallece en 1959.

Obras


    En colab. con Manuel Bartolomé Cossío, La enseñanza primaria en España, Museo Pedagógico Nacional, 1915 (2.ª ed.).
    Documentos para la historia escolar de España, Madrid: Centro de Estudios Históricos, 1916-1917, 2 vols.
    La preparación de los maestros, Madrid: Imp. de J. Cosano, 1918.
    El analfabetismo en España (1919)
    Ensayos de pedagogía e instrucción pública, Madrid: Hernando, 1920.
    La Enseñanza Primaria en las Repúblicas Hispano-Americanas, Madrid: Museo Pedagógico Nacional, 1921.
    La escuela unificada (1922)
    Las escuelas nuevas (1923)
    Escuelas de ensayo y reforma, Madrid: Imp. de J. Cosano, 1924.
    Escuelas activas, Madrid: Imprenta de J. Cosano, 1925.
    La educación nueva Madrid: Imp. J. Cosano, 1927; nueva ed. 1942.
    Concepto y desarrollo de la nueva educación, Madrid: Public. de la Revista de Pedagogía, 1928
    Bases para un anteproyecto de Ley de Instrucción Pública inspiradas en la idea de la escuela única (1931, reedición y puesta al día de su obra de 1918)
    Ideas para una reforma constitucional de la educación pública (1931)
    La escuela única, Madrid: Public. de la Revista de Pedagogía, 1931.
    La nueva escuela pública (1931)
    La pedagogía contemporánea (1942)
    La enseñanza primaria y secundaria argentina comparada con la de otros países. Tucumán: Universidad Nacional de Tucumán, 1942.
    Reforma de la educación (1945)
    Historia de la educación pública, 1946: 3.ª ed. Buenos Aires: Losada, 1959.
    Pedagogía (1950)
    Pedagogía social y política (1954; 3.ª ed. Buenos Aires: Losada, 1961)
    La educación de nuestro tiempo, Buenos Aires: Losada, 1961, 2.ª ed.
    Antología pedagógica (1956)
    La Institución Libre de Enseñanza y la educación en España, Buenos Aires, Universidad Nacional de Buenos Aires, 1958.
    Diccionario de pedagogía Buenos Aires, Losada, 1950.
    Historia de la educación y de la pedagogía Buenos Aires: Losada, 1951