Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

viernes, 22 de octubre de 2010

22 DE OCTUBRE DE 1811- NACÍA FRANZ LISZT

PADRE DEL POEMA SINFÓNICO
 En el PROGRAMA DE EDUCACIÓN INICIAL Y PRIMARIA ,en la página 192, aparece recomendado para ser conocido por el alumnado, el compositor del Romanticismo Franz Liszt

Franz Liszt nació el 22 de octubre de 1811 en el pueblo de Raiding (Condado de Sopron), pertenecía en su momento al Reino de Hungría.


 El idioma local de Raiding, que ahora se encuentra en el estado austriaco de Burgenland, era el alemán. Por ello, tanto en su familia como en la escuela a la que iba Liszt sólo se hablaba dicho idioma. Sólo una minoría hablaba húngaro y en asuntos oficiales se utilizaba el latín. Más tarde, Liszt aprendió algo de húngaro en la década de 1870, cuando la población fue obligada a aprenderlo, pero su nivel era muy pobre. Sin embargo, hablaba con fluidez alemán, francés e italiano y algo de inglés.

Fue el único hijo de Adam Liszt y Maria Anna Liszt (nacida Lager).
Casa natal de Franz Liszt

El padre de Liszt, como amante de la música y miembro de la Sociedad de los Dilettanti, tocaba el piano, el violín, el violonchelo y la guitarra.
Trabajó al servicio de Nikolaus II de Esterházy y conoció personalmente a Joseph Haydn, Johann Nepomuk Hummel y Ludwig van Beethoven e incluso actuaba de vez en cuando con los dos primeros en la capilla real.
 A la edad de seis años, Franz Liszt comenzó a escuchar con atención a su padre tocar el piano, al tiempo que mostraba interés por la música sacra y la música romaní.
 Adam conocía la capacidad musical de su hijo y a los siete años le impartió su primera clase de piano
 Franz comenzó a componer de manera elemental cuando tenía ocho años, en 1819, y a hacer improvisaciones. Ese mismo año realizó su primera actuación como pianista. En octubre y noviembre de 1820, a la edad de 9 años, apareció en conciertos en Sopron y Bratislava. Su padre consiguió que Franz fuera presentado ante la Corte de la Casa de Esterházy como niño prodigio.

El 20 de septiembre de 1823, la familia Liszt abandonó Viena para dirigirse a París. Liszt dio conciertos en Múnich, Augsburgo, Stuttgart y Estrasburgo para su sustento. En Miesich se le consideraba igual a Wolfgang Amadeus Mozart cuando era niño.
 El 11 de diciembre de 1823, la familia llegó a París. Al día siguiente, Adam Liszt junto con su hijo fue al Conservatorio de la ciudad, esperando que el niño prodigio fuera aceptado como estudiante. Luigi Cherubini, director del centro, les dijo que, de acuerdo con una nueva norma que él mismo había instaurado, sólo se permitía estudiar en el Conservatorio a ciudadanos franceses. Por tanto, Adam Liszt se convirtió en maestro de piano su hijo. Franz practicaba con escalas y estudios con un metrónomo y también interpretaba una serie de fugas de Johann Sebastian Bach todos los días, transportándolas en diferentes claves.
Liszt aprendió francés de forma rápida y se convirtió en su idioma principal. 
Adquirió un piano fabricado por Sébastien Érard, con el pionero sistema de «doble escape» en su mecanismo.

 Interpretó en círculos privados y dio conciertos el 7 de marzo y 12 de abril de 1824, en el Theâtre italienne y su popularidad aumentó rápidamente. Era muy conocido en París como petit Liszt («pequeño Liszt»). En 1824, 1825 y 1827, visitó Inglaterra junto con su padre, donde era conocido como «maestro Liszt».
Desde 1824, Liszt estudió composición con Anton Reicha y Ferdinando Paer. De las cartas de Adam Liszt se sabe que su hijo había compuesto varios conciertos, sonatas, obras de música de cámara y muchas obras más. Mientras que casi todas ellas se han perdido, se publicaron algunas obras para piano de 1824.
Estas piezas fueron escritas en el estilo común de la escuela vienesa contemporánea. Había tomado las obras de su antiguo maestro Czerny como un modelo, que más tarde los virtuosos rivales de Liszt Sigismund Thalberg y Theodor Döhler también emularon.
 La respuesta a estas primeras obras, fue desalentadora. En la primavera de 1824, con la ayuda de Paer, Liszt comenzó a componer una ópera Don Sanche, ou Le château de l'amour (Don Sancho, o el castillo del amor). Dirigida por Rodolphe Kreutzer y con Adolphe Nourrit interpretando el papel de Don Sanche, la ópera se estrenó el 17 de octubre de 1825 en la Académie Royale de Musique, pero sin éxito. 
Académie Royale de Musique
 Liszt después se sintió atraído en una dirección diferente. Empezó a perder el interés por la música y pasaba mucho tiempo con las ideas religiosas. Sin embargo, fue obligado por su padre para seguir dando conciertos.
En 1826, en Marsella empezó a componer estudios originales. Planeó componer 48 piezas, pero sólo 12 fueron realizadas y publicadas como su opus 6.
En el verano de 1827, Liszt enfermó.
 Adam Liszt fue con su hijo a Boulogne-sur-Mer, una ciudad balneario junto al Canal de la Mancha. Mientras Liszt se estaba recuperando, su padre cayó enfermo de tifus y falleció el 28 de agosto de ese mismo año. Fue enterrado en Boulogne y Franz nunca visitó la tumba de su padre.
Después de la muerte de su padre, Liszt regresó a París y durante los siguientes cinco años vivió con su madre en un pequeño apartamento. Renunció a viajar y para ganar dinero comenzó a impartir clases de piano y composición, a menudo desde primeras horas de la mañana hasta la noche. Sus alumnos estaban dispersos por toda la ciudad y a menudo tenía que recorrer largas distancias para visitarlos. Debido a ello, el compositor tenía horas de incertidumbre y también tomó el hábito de fumar y beber, hábitos que lo acompañarían durante toda su vida.

En 1828 se enamoró de una de sus alumnas, Caroline de Saint-Cricq, la hija del ministro de Comercio de Carlos X. Sin embargo, su padre insistió en que el affaire no fructificara. Liszt volvió a caer enfermo (incluso se llegó a publicar una nota necrológica en un periódico de París) y sufrió un largo periodo de dudas religiosas y pesimismo. Volvió a declarar su deseo de unirse a la Iglesia, pero fue disuadido, esta vez por su madre.
Durante ese periodo el compositor leía mucho para paliar las carencias en su educación en general y pronto entabló contacto con muchos de los autores y artistas destacados de la época, incluyendo a Victor Hugo, Alphonse de Lamartine y Heinrich Heine. No compuso prácticamente nada en esos años.
 
 Víctor Hugo
Alphonse de Lamartine

 
Retrato del Poesta  Heinrich Heine -óleo de Amalia Keller

Sin embargo, la Revolución de julio de 1830 le inspiró para esbozar una sinfonía revolucionaria basada en los sucesos de esos «tres días gloriosos» y tomó un gran interés en los acontecimientos que lo rodearon.
Hector Berlioz -(1803-69) -óleo de Lionello Balestrieri 
Conoció a Hector Berlioz el 4 de diciembre de 1830, el día después del estreno de la Sinfonía fantástica,  Fue uno de los músicos que habrían de ejercer mayor influencia en su formación. La música de Berlioz causó una fuerte impresión en él, especialmente después cuando estaba escribiendo composiciones para orquesta. También heredó de Berlioz la cualidad diabólica de muchas de sus obras
Niccolò Paganini

También conoció al  violinista Niccolò Paganini. La audición de un recital de éste  en 1831 constituyó una revelación que incidió de modo decisivo en la forma de tocar del joven virtuoso: desde aquel momento, el objetivo de Liszt fue lograr al piano los asombrosos efectos que Paganini conseguía extraer de su violín.
Lo consiguió, en especial en sus Estudios de ejecución trascendente.
Marie d'Agoult en 1843, retrato de Henri Lehmann. 
Ídolo de los salones parisinos, del año 1834 data su relación con Marie d’Agoult, condesa de Flavigny, de la cual nació su hija Cosima, futura esposa del director de orquesta Hans von Bülow primero, y de Richard Wagner después.  
Su carrera musical, mientras tanto, proseguía imparable, y en 1848 obtuvo el puesto de maestro de capilla de Weimar, ciudad que se convirtió en un foco de difusión de la música más avanzada de su tiempo, en especial la de Wagner, de quien estrenó Lohengrin, y la de Berlioz, del que representó Benvenuto Cellini. 

Casa en la que residió Franz Liszt durante su estancia en Weimar.
Si hasta entonces su producción se había circunscrito casi exclusivamente al terreno pianístico, los años que vivió en Weimar marcaron el inicio de su dedicación a la composición de grandes obras para orquesta, entre las que sobresalen las sinfonías Fausto y Dante, sus más célebres poemas sinfónicos (Tasso, Los preludios, Mazeppa, Orfeo) y las versiones definitivas de sus dos conciertos para piano y orquesta.
 Fue la época más prolífica en cuanto a nuevas obras, favorecida por el hecho de que el músico decidió abandonar su carrera como virtuoso para centrarse en la creación y la dirección. 
 

Sin embargo, diversos conflictos e intrigas con las autoridades de la corte y el público lo indujeron a dimitir de su cargo en 1858. Se iniciaba así la última etapa de su vida, dominada por un profundo sentimiento religioso que le llevó a recibir en 1865 las órdenes menores y a escribir una serie de composiciones sacras entre las que brillan con luz propia los oratorios La leyenda de santa Isabel de Hungría y Christus, aunque no por ello el abate Liszt –como empezó a ser conocido desde aquel momento– perdió su afición a los placeres terrenales. 
Franz Liszt ( al centro ) y sus discípulos

En las décadas de 1860 y 1870 Liszt pasó la mayor parte de su tiempo componiendo obras corales e impartiendo clases gratuitas a un grupo muy selecto de músicos entre los que se encontraban Rosenthal, Sophie Menter, d'Albert o Sauer. A pesar del extendido tópico, Albéniz nunca fue alumno de Liszt; ni tan sólo llegaron a conocerse.


Liszt fue invitado de nuevo a Weimar en 1869 para dar clases magistrales de piano.
Dos años más tarde  le pidieron que hiciera lo mismo en Budapest en la Academia de Música. Desde entonces y hasta el final de su vida hizo viajes regulares entre Roma, Weimar y Budapest, continuando lo que él llamó su «trifurquée vie» o triple vida.
Se estima que Liszt viajó al menos 6500 kilómetros por año entre 1870 y 1881 —una cantidad excepcional dada su avanzada edad y los rigores de la carretera y el ferrocarril.
Durante su intensa vida de viajes realizó sus últimos conciertos y se dedicó a la composición de sus últimas obras que ya en esta época se encontraban en un estilo atonal muy alejado de sus primeras composiciones clásicas. Destacan como obras representativas de este periodo Nuages gris o la Bagatela sin tonalidad.

Liszt al piano en 1886
El 2 de julio de 1881, Liszt cayó por las escaleras del hotel en Weimar. Aunque sus amigos y colegas se dieron cuenta de la hinchazón que tenía en pies y piernas, cuando había llegado a la ciudad el mes anterior, el compositor había gozado razonablemente de buena salud hasta ese momento y su cuerpo conservaba la esbeltez y flexibilidad de años anteriores.
El accidente, que lo inmovilizó durante ocho semanas, cambió su estado. Se manifestaron una serie de dolencias: hidropesía, asma, insomnio, una catarata en el ojo izquierdo y una enfermedad cardíaca crónica. La última mencionada contribuyó finalmente a la muerte de Liszt.
Poco a poco su estado de ánimo decayó y lo invadieron sentimientos de desolación, desesperación y muerte, que expresa en su obras de este periodo. Como le dijo a Lina Ramann «Llevo una profunda tristeza en el corazón que de vez en cuando debe estallar en sonido».
Falleció en Bayreuth el 31 de julio de 1886, a la edad de 74 años, oficialmente a causa de neumonía que podría haber contraído durante la Festival de Bayreuth, organizado por su hija Cósima. Se ha especulado con la posibilidad de que una negligencia médica pudiera haber jugado un papel directo en la muerte de Liszt.

SU APORTE A LA MÚSICA 

Franz Liszt fantaseando al piano (1840), óleo de Danhauser, encargado por Conrad Graf.
El encuentro imaginado muestra sentados a Alfred de Musset o Alexandre Dumas (padre), George Sand, Franz Liszt, Marie d'Agoult; de pie Hector Berlioz o Victor Hugo, Niccolò Paganini, Gioachino Rossini; un busto de Beethoven en el piano de cola (un "Graf"), un retrato de Lord Byron en la pared, una estatua de Juana de Arco en el extremo izquierdo.

Su aportación a la historia de la música puede resumirse en dos aspectos fundamentales: por un lado amplió los recursos técnicos de la escritura y la interpretación pianísticas, y por otro dio un impulso concluyente a la música de programa, aquella que nace inspirada por un motivo extramusical, sea éste literario o pictórico. Padre del poema sinfónico, su influencia en este campo fue decisiva en la obra de músicos posteriores como Smetana, Saint-Saëns, Franck o Richard Strauss. No menos interés tiene la novedad de su lenguaje armónico, en cuyo cromatismo audaz se anticipan algunas de las características de la música de su amigo y más adelante yerno Richard Wagner e, incluso, de los integrantes de la Segunda Escuela de Viena. Todas estas características hacen de Liszt un músico revolucionario.

HOMENAJES
 Busto de Franz Liszt en Graz - Austria

  En el número 35 de la calle Vörösmarty, haciendo esquina con la famosa avenida Andrassy (declarada patrimonio de la humanidad), se encuentra la Academia de la Música, en cuyo segundo piso hallaremos un pequeño y curioso museo dedicado al gran compositor húngaro Franz Liszt.

Piano Chickering usado por el compositor en diferentes ocasiones.

Habitación en la que Liszt impartía sus clases. En ella, además de retratos y bustos del compositor y diversos muebles del artista (como anécdota mencionaremos que los bordados del tapizado de los sillones lo realizaron mujeres de la alta sociedad de Budapest) destacan sobre todo, entre otros instrumentos, dos pianos de cola, un Bosendorfer usado por los alumnos (resulta emocionante pensar que la mayoría de los futuros grandes pianistas de la época pusieran sus manos en este teclado) y un Chickering regalado y dedicado a Liszt por la marca americana, y que era el usado por el Maestro.

Un curioso escritorio con un pequeño teclado incorporado, regalo de la marca Bosendorfer al artista

Academia de Música es una sala de conciertos y una universidad de música en Budapest, Hungría, fundada por el pianista y compositor Franz Liszt el 14 de noviembre de 1875.

 Monumento a Franz Liszt en Weimar




En “los Campos Elíseos de Budapest”, se encuentra el Teatro Nacional de la Ópera , de estilo neorrenacentista y una de las mejores salas de conciertos de Europa. Las estatuas de Liszt y Erkel flanquean la entrada de este edificio de 1884, que recuerda mucho al de la Ópera de Viena.

MONEDA


En Hungría se acuñó una moneda de dos pengő que estuvo en curso desde el 10 de agosto de 1936 hasta el 31 de enero de 1942.


Moneda alemana conmemorativa por los 100 años de Franz Liszt

SELLO POSTAL







Sobre, sello y matasello
FUENTES
.biografiasyvidas.com
Wikipedia
entre88teclas

2 comentarios:

Euterpe dijo...

¡Oh, el gran Liszt! Muy interesante blog, con arte y música... Le mando un enlace al mío, consagrado a un excelso coro de niños. Sin duda va a gustarle.
Gracias y buen fin de semana.

Arinda dijo...

Euterpe (La que entretiene, la que deleita. Musa griega de la música y el canto.)
Este nombre me trae muy gratos recuerdos ya que en la adolescencia integré un coro que llevaba ese nombre. Gracias por su comentario. Ya incluí el enlace como recomendado