Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

lunes, 8 de noviembre de 2010

8 DE NOVIEMBRE DE 1895 DESCUBRIMIENTO DE LOS RAYOS X

"Los aportes que se realicen a través de la enseñanza de las Ciencias de la Naturaleza en la escuela, deben por tanto, tener en cuenta unas cuantas “historias explicativas” (Osborne, J.) importantes de las que las ciencias ofrecen, para proporcionar una visión del conocimiento científico y su poder explicativo.
Se trata de acercar algunos de estos saberes provocando ansias de conocer, dado que el valor de la educación científica es la calidad de la experiencia más que la cantidad.
El ciudadano/a de hoy debe tener acceso a herramientas intelectuales que, permitiéndole situar histórica, política, social y culturalmente los saberes científicos, lo habiliten para encarar críticamente las afirmaciones de las ciencias con las que a diario se enfrenta en los medios de comunicación.
El carácter histórico de la ciencia da una idea de dinamismo. Los marcos ideológicos que fundamentan largos períodos del conocimiento, sufren procesos de cambio.
La idea de historicidad de la ciencia deja sin efecto que se la conciba como algo definitivo. La ciencia es perfectible no construye verdades absolutas, sino que el tiempo histórico incide en los ritmos de cambio."
Programa de Educación Inicial y Primaria - año 2008- Área del Conocimiento de la Naturaleza - Hitos Científicos - pág 85 -
  
WILHELM CONRAD RöNTGEN  
 Wilhelm Conrad Röntgen nació el 27 de marzo de 1845. Su padre era comerciante textil en Lenep, entonces Prusia.
 A los tres años su familia se trasladó a Apeldoorn - Holanda. Cuando tenía 16 años ingresó en la Escuela Técnica de Utrecht y residió en casa del químico Jan Willem Gunning.
 Fue expulsado a consecuencia de un episodio en el que parece que él no tuvo nada que ver; fue acusado de hacer una caricatura de uno de sus profesores.
Remscheid -Alemania-CASA DONDE NACIÓ RONTGEN

 Siguió algunos cursos en la Universidad de Utrecht como oyente al no ser aceptado como alumno regular por no cumplir los requisitos necesarios.
A los 20 años llegó a Zurich y pudo comenzar sus estudios de ingeniería mecánica. Se interesó  por las ciencias básicas y, especialmente, por la física, debido, quizás, a la influencia de sus profesores Julios Clausius y August Kundt.
Se graduó en 1869. Cuando Kundt sustituyó a Clausius en la cátedra de física, lo tomó como asistente. Juntos reorganizaron el laboratorio de física experimental.
Kundt se trasladó a la Universidad de Würzburg llevando consigo a Röntgen. No obstante, la Universidad seguía sin darle un puesto académico al no haber pasado los exámenes de latín y griego que entonces se exigían.
Universidad de Estrasburgo
En 1872 Kundt, y también Röntgen, se trasladaron a la Universidad de Estrasburgo. Allí no pusieron trabas para otorgarle un nombramiento de profesor en 1874. Sus trabajos trataron el calor específico de los gases, conductividad térmica por los cristales y rotación del plano de polarización de la luz por los cristales. Un año más tarde aceptó ser profesor de matemáticas y química en la Academia Agrícola de Hohenheim. Allí no se cubrieron sus expectativas y de nuevo volvió a Estrasburgo, donde ocupó un puesto de profesor asociado de física teórica que le permitió dedicar mucho tiempo a la investigación. Esta fue una de sus etapas más productivas desde el punto de vista científico.
En 1879 aceptó el cargo de profesor y director del Instituto de Física de la Universidad Hessian-Ludwigs, en Giessen. Allí continuó su labor investigadora gracias a que disponía de buenas instalaciones y prepuestos económicos. Este puesto le permitió por vez primera tener una posición holgada. Trabajó temas como el de la relación de la luz con la electricidad.
Laboratorio de Röntgen
 En 1888 la Universidad de Utrecht, que no lo había aceptado como alumno, le ofreció la cátedra de física, pero Röntgen la rechazó. Tenía entonces cuarenta y tres años y una buena reputación como profesor e investigador.
Los cambios en las cátedras de física llevó a que se quedara vacante la de Würzwug. Fue entonces cuando Röntgen la ocupó.
La Universidad ya disponía de un impresionante instituto de física con varios laboratorios, aulas, salas de conferencias, e incluso una residencia para su director -Physikalischen Institut der Universität Würzburg.
Physikalischen Institut der Universität Würzburg

 Fue muy bien recibido por el claustro de profesores; entre ellos el histólogo Rudolf Kölliquer. Durante este periodo trabajó sobre todo en los efectos de la presión en las propiedades de los líquidos y sólidos.
En 1894 fallecieron tres de sus amigos; todos ellos hombres asociados a la ciencia: Augustus Kundt (su maestro), Heinrich Rudolf Hertz, y el inventor del oftalmoscopio Hermann Ludwig F. Von Helmholtz. Röntgen fue nombrado rector de la Universidad lo que le permitió demostrar sus intereses en otros campos distintos a la física. No obstante, su actividad profesional no se vio mermada del todo.


DESCUBRIMIENTO DE LOS RAYOS X

 
El 8 de noviembre de 1895, Conrad Röntgen realizó experimentos con los tubos de Hittorff-Crookes -o  tubo de Crookes- y la bobina de Ruhmkorff.
Analizaba los rayos catódicos para evitar la fluorescencia violeta que producían los rayos catódicos en las paredes de un vidrio del tubo.
Para ello, creó un ambiente de oscuridad, y cubrió el tubo con una funda de cartón negro. Al conectar su equipo por última vez, llegada la noche, se sorprendió al ver un débil resplandor amarillo-verdoso a lo lejos: sobre un banco próximo había un pequeño cartón con una solución de cristales de platino-cianuro de bario, en el que observó un oscurecimiento al apagar el tubo.
Al encender de nuevo el tubo, el resplandor se producía nuevamente. Retiró más lejos la solución de cristales y comprobó que la fluorescencia se seguía produciendo, así repitió el experimento y determinó que los rayos creaban una radiación muy penetrante, pero invisible. Observó que los rayos atravesaban grandes capas de papel e incluso metales menos densos que el plomo.
En las siete semanas siguientes, estudió con gran rigor las características propiedades de estos nuevos y desconocidos rayos. Pensó en fotografíar este fenómeno y entonces fue cuando hizo un nuevo descubrimiento: las placas fotográficas que tenía en su caja estaban veladas.
Intuyó la acción de estos rayos sobre la emulsión fotográfica y se dedicó a comprobarlo. Colocó una caja de madera con unas pesas sobre una placa fotográfica y el resultado fue sorprendente. El rayo atravesaba la madera e impresionaba la imagen de las pesas en la fotografía.
Hizo varios experimentos con objetos como una brújula y el cañón de una escopeta. Para comprobar la distancia y el alcance de los rayos, pasó al cuarto de al lado, cerró la puerta y colocó una placa fotográfica. Obtuvo la imagen de la moldura, el gozne de la puerta e incluso los trazos de la pintura que la cubría.
Sin embargo, recién el día 22 de diciembre el físico se decidió a probar su nuevo experimento en seres humanos. La primera imagen también tiene una historia particular: como el inventor no podía manejar al mismo tiempo su máquina, la placa fotográfica de cristal y exponer su propia mano a los rayos, le pidió a su esposa que colocase la mano sobre la placa durante quince minutos.
Al revelar la placa de cristal, apareció una imagen histórica en la ciencia. Los huesos de la mano de Berta, con el anillo flotando sobre estos: la primera imagen radiográfica del cuerpo humano.
Anna Bertha Roentgen
Primera radiografía publicada por Wilhelm Röntgen en 1896
El descubridor de estos tipos de rayos tuvo también la idea del nombre. Los llamó "rayos incógnita", o lo que es lo mismo: "rayos X" porque no sabía que eran, ni cómo eran provocados. Rayos desconocidos, un nombre que les da un sentido histórico. De ahí que muchos años después, pese a los descubrimientos sobre la naturaleza del fenómeno, se decidió que conservaran ese nombre.
El 28 de diciembre de 1895 entregó el trabajo "Sobre una nueva clase de rayos. Comunicación preliminar", Vorläufigen Mitteilung über Eine neue Art von Strahlen, Verlag und Druck der Stahel'schen K. Hof- und Kunsthandlung Würzburg, 1895  al secretario de la Sociedad Física y Médica de Würzwurg.
Se publicó y envió separatas a todos sus amigos.
La noticia apareció en todos los periódicos y diarios de gran difusión, produciendo un gran impacto entre el público general.
En febrero de 1896 Röntgen tomó una radiografía de un brazo fracturado y la mandó al British Medical Journal para probar el extraordinario poder diagnóstico de su hallazgo. El trabajo apareció publicado el mismo mes. Sin embargo, no se ocupó más de su descubrimiento en lo que se refiere a su utilidad médica, sino que sus intereses siguieron en el campo de la física.
MIRANDO UN HUESO ROTO Una de las primeras veces que se utilizaron en medicina los rayos X, fue el 3 de febrero de 1896 en Dartmouth College, por el doctor Gilmon Frost (derecha) y su hermano el doctor Edwin Frost. La primitiva instalación consistía en una batería, un tubo de rayos catódicos (iluminado), una bobina de inducción y una película (bajo el brazo del muchacho). 
REVELACIONES DE LOS RAYOS-X
El público se enteró de la existencia de los rayos X y del hecho que podían penetrar en la carne gracias a fotografías como ésta, tomada en febrero de 1896 por el profesor Michael Pupín, de la Universidad de Columbia. Los puntos negros de la imagen, perdigones incrustados en lo mano, no son defectos de la película, sino efecto de un accidente de caza

 En 1900 Röntgen decidió aceptar el cargo de profesor en la Universidad de Munich, donde permaneció hasta su muerte. Allí aumentaron los temas administrativos de los que se tuvo que ocupar y disminuyeron los científicos. 
Entre 1900 y 1921 sólo publicó siete trabajos sobre la conductividad eléctrica, las radiaciones, las propiedades físicas de los cristales, etc.
En 1914 estalló la Primera Guerra mundial y Röntgen se refugió en una casa de campo que tenía en Wilheim, en los Alpes bávaros. Durante ese tiempo murió su mujer Bertha (1919) y también se esfumó su fortuna tras el colapso del marco después de la guerra. A partir de entonces vivió modestamente, renunció a su plaza de profesor y su salud empezó a resentirse.
Murió en 1923 en Munich a consecuencia de un cáncer intestinal. 

RECONOCIMIENTOS

 Este hallazgo le reportó premios, condecoraciones y diversos nombramientos honoríficos en todo el mundo, que se alargaron hasta su muerte. En 1901 recibió el primer premio nobel de física, cuya cuantía donó a la Universidad en apoyo de la investigación.
Tras el importante hallazgo otros pretendieron atribuirse el descubrimiento. Röntgen nunca ocultó que se basó en trabajos de otros: J. Plucker -1801-1868 , J. W. Hittorf -1824-1914, C. F. Varley -1828-1883, E. Goldstein -1850-1931, Sir William Crookes -1832-1919, H. Hertz -1857-1894-  y Ph. von Lenard-1862-1947. 
 
 

Sellos de homenaje a Röntgen
Algunos físicos pudieron producir estos rayos pero no fueron capaces de reconocer la importancia del fenómeno.
Aunque Phillip Lenard, fue quien ideó el tubo con un orificio que permitía escapar los rayos catódicos, no recibió el merecimiento que le correspondía.
 
Phillip Lenard
 
Aparato de rayos X de Leonard
Como era fácil producir los rayos X, pronto se popularizaron en comercios y lugares públicos, siendo utilizados de forma banal, hasta que se dieron cuenta de su peligro. 
HACIENDO BROMA DE UNA NUEVA MODA
La fascinación ejercida por los rayos X sobre el público proporcionó motivo de gran diversión a las publicaciones tanta de Europa como de los EE.UU. La revista humorística americana Life publicó esta burlesca fotografía de rayos X en 1896. Al año del descubrimiento de Roentgen se habían publicado 1.000 libros, articulos y fotografías sobre el tema.

Entonces se restringió su uso a la medicina. Importantes empresas pretendieron obtener la patente para producir aparatos de rayos X. Sin embargo, era tradición en la universidad alemana que los descubrimientos de los profesores pertenecían a la humanidad y no debían ser ni controlados, ni patentados, ni limitados.
Los hallazgos de Röntgen abrieron un extraordinario campo en medicina; pronto fueron un instrumento de diagnóstico de gran importancia y dieron lugar al desarrollo de una ciencia y una práctica radiológica. Su obra es un reflejo de la importancia que tiene la investigación experimental en ciencias básicas. 

Moderno equipo de Rayos X
FUENTES
Wikipedia
historiadelamedicina.org -José L. Fresquet, Universidad de Valencia. 
librosmaravillosos.com