Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

lunes, 16 de febrero de 2015

EL 21 DE AGOSTO DE 1847 NACIÓ FRANCISCO PIRIA

EL CREADOR DE PIRIÁPOLIS







Fernando Juan Santiago Francisco María Piria Grossi conocido como Francisco Piria, nació en Montevideo el 21 de agosto de 1847.
Fue un empresario uruguayo, famoso por crear el balneario Piriápolis.

Hijo de los emigrantes genoveses, su padre fue Lorenzo Piria y su madre Serafina de Grossiera.
Su familia estaba en una muy buena posición económica.
Lorenzo, el padre, era piloto mayor de la flota francesa en el Río de la Plata.
Por un tiempo Lorenzo se alejó de la marina y Ricardo Piria, su hermano, quedó al mando durante un tiempo, de la fragata “Francisco José”.
Lorenzo padre, aventurero de alma, casi un año después del nacimiento de Francisco su hijo, vuelve al mar, a su viejo barco, a surcar un océano Atlántico que por ese entonces era muy peligroso.

En 1850, en uno de esos viajes, en un lugar no identificado, naufragó la “Francisco José”, desapareciendo él y su barco en el misterio del oleaje.
La muerte de su padre fue decisiva en la vida de Francisco Piria, hubiera seguido la tradición familiar, de convertirse en navegante, de no haber ocurrido aquel hecho.
Este acontecimiento dejó en muy mala situación económica a Serafina, sin esposo, en una ciudad sitiada, con cinco hijos que alimentar y educar.
Entonces decide enviar a Francisco a Italia,

En 1853, cuando Francisco tenía seis años y el país salía de la Guerra Grande, fue enviado  a Génova, a la ciudad de Diano Marino, muy próxima a Génova, donde habían nacido sus padres, para ser cuidado y educado por un sacerdote jesuita, hermano de su padre.

En 1857, cuando se estaba educando en Génova, murió su madre durante la epidemia de fiebre amarilla.

En agosto de 1860, antes de cumplir los 13 años, se embarcó para Montevideo porque, como hijo de italianos nacido en el exterior, tenía que enrolarse en el ejército.
Se embarcó en el velero Roca, que llegó al puerto de Montevideo en octubre de ese mismo año.
Y ese niño que se había ido con una familia en una buena posición económica, se encontró al regresar, con casi nada, solo quedaba en pie la casa paterna lo demás había sido saqueado.
Tuvo que comenzar a trabajar de inmediato.
Muchos fueron las actividades desarrolladas por Francisco Piria: uno de ellos fue ayudando a llevar las valijas, a las personas que llegaban en diligencia desde el interior y otros trabajos.

En 1862 aparece el primer registro de una actividad laboral, siendo peón rural en el valle Fuentes.

En 1863 se presentó en el Batallón 3º de Guardias Nacionales, al mando del capitán Moratorio, de esta forma: “Soy blanco y vengo a defender a mi partido”. Tenía solamente 16 años y no lo querían enrolar en el ejército, pero ante la insistencia y con esa presentación lo aceptaron.

El 25 de diciembre de 1866 se casó con Magdalena Rodino, madre de sus cuatro hijos: Francisco José, Adela (hijastra), Lorenzo Piria y Arturo Piria.

En el año 1867 a la edad de 20 años tenía una tienda de remates permanente que funcionaba desde las primeras horas de la mañana hasta las 22 horas ubicada en el Mercado Viejo, al lado de la Puerta de la Ciudadela de Montevideo, que fuera luego demolido, para dar lugar a la ampliación de la Plaza Independencia.

El 16 de febrero de 1870 se produjo el incendio más grande que conoció Montevideo, por el cual ardió gran parte del Mercado Viejo, incluido el negocio de Piria, que experimentó grandes pérdidas. Para combatir el fuego traían el agua desde el puerto en cadenas humanas, sobre todo con los marineros de toda la flota que estaba anclada en ese momento.
Piria debió trasladar su "Exposición Universal" a la calle 18 de Julio esquina Andes (que entonces se llamaba Los Andes).

En el año 1873, empezó su actividad como rematador de solares. En ese año fundó La Industrial (posteriormente sus herederos formarían La Industrial Francisco Piria SA, en 1946).
Piria fue muy innovador en el sistema de remates, contrataba el ferrocarril, la banda de música de él, hacía comilonas, e incluso llegó a fabricar cigarros.
Se dice que además sugería que los esposos fueran acompañados de las esposas, porque eran mucho más criteriosas que ellos y veían mucho más a futuro.
Su estrategia de ventas incluyó promociones rematando y aceptando el pago en cuotas en la venta de terrenos. 

El 1° de marzo de 1874 fue realizado el primer remate de solares, en la ciudad de Las Piedras, en la zona próxima a la estación. Lo hizo para ver cómo funcionaba ese negocio y le fue muy bien, ya que fue el origen de su enorme fortuna.

Alrededor del año 1877 abrió un taller donde vendía ropa de confección en la esquina de las calles Treinta y Tres y Rincón. Francisco se caracterizó por sus grandes cualidades para los negocios y una genial inventiva publicitaria.
Si aparecía un criollo adinerado, Piria sacaba a la venta bombachas o botas; si aparecía un citadino, sacaba relojes. Las promociones eran muy interesantes porque los relojes eran “garantidos hasta que se rompan, acá no se engaña a nadie”- decía.
Promocionaba una yerba que no contenía precipitatum rojum arenisca o algo así; que en realidad no era nada, era simplemente para marcar algo: como la yerba de él no lo tenía y las otras sí, entonces eran malas.
Montevideo vivía bajo la permanente zozobra de los motines militares y ya habían comenzado a divulgarse los fusiles de repetición Rémington, quienes habían aparecido por primera vez en la batalla de San Severino en 1875.
Francisco compró miles de yardas de una tela gruesa y mandó hacer una suerte de capotes largos a los cuales bautizó Rémington, deformación de otra marca de capotón o levitón, que se llamaba Levington.
Aprovechando la popularidad de los rifles tan requerido en una época convulsionada del país Piria mandó imprimir unos boletines que decían: "todos los orientales deben ir a buscar su Rémington" y debajo puso la dirección de su comercio.
Quienes fueron, en vez de un fusil encontraron una levita a buen precio. Con ese recurso de venta vendió 5000 Rémington, de acuerdo a sus propias palabras.

En 1878, Piria habló de inflación, él consideraba que los precios de todas las tierras estaban sobrevaluados y decidió vender todo lo que tenía, en 700.000 pesos de la época, a Reus.

En el año 1879, escribe "Impresiones de un viajero en el país de los llorones” con el pseudónimo de H. Patrick.

En el año 1879 remató en solares el predio donde se encontraba la vieja Estación Pocitos, actuales Rivera y Soca aproximadamente y el texto de los avisos de prensa fue éste.
"FRANCISCO PIRIA remata en BARRIO CASTELAR, frente a la estación Pocitos.

En el año 1880 fallece su primera esposa y madre de sus hijos, Magdalena Rodine Crosa. 

En el año 1881 escribe “La familia del coronel”. 

En el año 1882 con el seudónimo H. Patrick escribe “Mr. Henry Patrick en busca del pueblo oriental".

El 15 de octubre de 1882 Francisco Piria relizó el remate de terrenos ubicados en la 16° Sección Judicial de Canelones dentro del área Metropolitana de Montevideo, Uruguay, dando origen a la ciudad Joaquín Suárez.

En el año 1884 escribe “Dos palabras al pueblo trabajador, honrado, económico y progresista sobre el que descansa el porvenir de la Patria”.

En el año 1886 escribe “Un pueblo que ríe” .  

En el año1886 se desvincula de la Masonería a la que perteneció por poco tiempo.

En el año 1887 Piria adquiere la isla del Bizcochero y compra las tierras adyacentes que constituyen la base del Pueblo Victoria.

 En 1890, luego de la quiebra del banco de Reus, Piria volvió a comprar tierras prácticamente a la tercera parte de lo que las había vendido. Quiere decir que en un año prácticamente triplicó su fortuna.

Piria fue el creador de 70 barrios, en Montevideo y fuera de Montevideo.
Muchos barrios todavía conservan el nomenclátor puesto por Piria, por ejemplo Malvín. Esa fue la actividad que le dio dinero.

En abril del año 1892 Francisco Piria funda el barrio Belvedere, como su nombre lo insinúa, Corona la cresta de la cuchilla, entre Nuevo Paris y Pueblo Victoria.
Allí Piria tenía su residencia de verano.

En el año 1892, cuando tenía 45 años de edad, compró 2.700 hectáreas de tierra que iban desde el cerro Pan de Azúcar hasta el mar. A partir de entonces, convencido de las bondades paisajísticas del lugar, se lanzó a una carrera vertiginosa por hacer de esta zona del departamento de Maldonado un centro turístico regional, y para ello construyó una rambla de siete kilómetros, un puerto, un circuito ferroviario y su propio castillo. Para impulsar la venta de terrenos, hizo una campaña publicitaria en Buenos Aires, para la cual invirtió 15.000 pesos oro. Así, se creó la ciudad que en adelante llevaría su nombre: Piriápolis.
En uno de los viajes que Piria hizo por Europa durante el cual conoció la Costa Azul, Venecia, Ostende, San Sebastián, Trouville, El Lido y todos los principales lugares de veraneo del Mediterráneo, lo convenció de la necesidad de explorar la zona costera uruguaya con el fin de realizar alguna experiencia similar.
Entonces realizó una gira por la costa uruguaya donde Piria se enamoró de ese pedazo de tierra rodeado de cerros de la zona del hoy Piriápolis y dijo; “Yo sentí todo el calor ardiente de una pasión de enamorado y desde ese momento surgió en mi imaginación la ciudad balnearia”. En el año 1889 había salido una ley de adoquinado obligatorio de Montevideo. Entonces Piria vio en las canteras del cerro Pan de Azúcar la materia prima y en el puerto la salida, y lo primero que hizo cuando se estableció aquí fue empezar con esa actividad agronómica, y a la explotación granítica le agregó la explotación vitivinícola.
En el año 1892,  Piria decide hacer una bodega, con cepas de vides importadas de Italia y Francia, produciendo de este modo un vino de características propias, y un licor al que luego denominaría: cognacquina.

En el año 1894 se casó por segunda vez con la yugoslava María Emilia Franz.

En 1895 funda el barrio Jacinto Vera, cantado por el poeta Líber Falco, que evocara con nostalgia sus ranchos de lata forrados por dentro de madera, lleva el nombre del primer obispo de Montevideo.

En el año 1896 Francisco Piria adquirió los terrenos de la Playa Ramírez
En noviembre de 1896, estableció un nuevo barrio más allá de la playa del Buceo. Le dio el nombre de "Lavaderos del Este", y su objeto era el de establecer allí a las lavanderas que se veían desplazadas de los "Pocitos".

Otros barrios creados por Piria fueron: Nueva Genova, Castelar, Nueva Roma y De los españoles; de los fundados por Escardó: Caprera, Vittorio Emmanuel II, Mazzini y Garibaldi. Estos barrios llevaban la denominación de lugares geográficos o de personajes destacados de España e Italia, con los que se intentaba despertar el sentimiento patriótico de los futuros compradores, en general inmigrantes y artesanos originarios de esos países.

Bodega de Piria

Viñedos de Piria

Para el año 1896, la producción de vinos de la bodega no sólo abastecía al incipiente poblado de Piriápolis, también posibilitaba su exportación

 Castillo de Piria

En 1897 fue construido el castillo de Piria inspirado en los castillos de la Riviera italiana, obra del ingeniero Aquiles Monzani.  Este era su residencia particular. Este Castillo contaba con un extenso parque con fuentes y numerosas estatuas, la vegetación estaba compuesta de una gran variedad de especies exóticas. La arquitectura de este edificio reúne una mezcla de estilos renacentistas; sus salones principales estaban delicadamente decorados con papeles importados en los cuales el dorado tenía gran predominio.

En 1898 una invasión de langostas destruyó todos sus plantíos. 

La tercera mujer fue Carmen Ruiz, de nacionalidad argentina, a quien reconocería como hija, producto de una relación ilegítima, para permitirle heredar parte de su fortuna.

“El socialismo triunfante”
 
En 1898 publica el libro “El socialismo triunfante”, como todas sus publicaciones era de distribución gratuita, ya que no vendía sus libros, sino que los regalaba en La Industrial. Allí deja plasmado su pensamiento socialista, que fomentaba una subdivisión de la tierra, que él vendería como rematador que era.
También queda expresado su pensamiento tecnológico y social, eran ideas avanzadas para la época. Planteaba que el divorcio por sola voluntad de cualquiera de los cónyuges debería ser posible, porque consideraba al matrimonio como una sociedad como cualquier otra, que se disolvía a petición de cualquiera de los socios. También hablaba de la limitación de la herencia, porque consideraba que el genio no se hereda y que esa fábrica que funcionaba muy bien cuando estaba el propietario, al fallecer este, quedaría mejor en manos de los obreros que la sabían manejar, que quizás en manos del hijo de ese patrón que no tenía la menor idea de cómo funcionaba la empresa.
En la parte tecnológica llegó a pensar en el celular, hablaba del telepalo portátil, un bastón con una punta magnética que se clavaba en un lugar de la tierra y permitía saber lo que estaba sucediendo en ese mismo momento del otro lado del mundo.
También previó la gran guerra mundial, aunque con una pequeña diferencia: supuso que esa gran guerra se terminaría cuando el gran Yarnoki un sabio japonés inventara la gran bala bomba. Fue al revés.
También hacía críticas y preveía el problema que se iba a tener con el comercio con Oriente, decía: “Los orientales, con su miserable manera de vivir, que con un plato de arroz se arreglan, generan mano de obra mucho más barata que va a hacer que nuestros productos no sean competitivos”.

Piria era antibatllista, tenía serios problemas con José Batlle y Ordóñez en particular y con la administración colorada en general.
 
En el año 1902 publica “Misterio” (1902).


Gran Hotel Piriápolis

Colonia de Vacaciones- (vista Actual)
 
En el año 1905 se inauguró el Gran Hotel Piriápolis, obra del arquitecto Jones Brown, equipado con el mayor lujo de la época: vajilla de Limoges, cristales de Murano, muebles italianos, alfombras de Esmirna, manteles de hilo italianos. 
Esta propiedad hoy es la Colonia de Vacaciones de Educación Primaria.

En el año 1906 publica  “Una manera única de hacer fortuna".

 

Escuela N° 37 

En el año 1911, con el dinero obtenido por la forestación, Piria construyó la primera escuela pública en la zona, la Escuela Nº 37. 








Virgen de los Pescadores 



Fuente de Venus



 Cerro del Toro

 





Capilla del Cerro San Antonio


Parque "La Cascada" 

El loteo de la ciudad de Piriápois se realizó en 1912, comenzaron los primeros remates de terrenos a cargo del propio Piria en Piriápolis, y de Bullrich en Buenos Aires.
Inmediatamente se comenzó con el delineamiento de las calles principales, a las que hábilmente designó con el nombre de personalidades argentinas. Para compensar un hecho no previsto y todavía no solucionado: la pérdida de las arenas de la playa como consecuencia de haber cortado el puerto las corrientes naturales, el empresario se dedicó a promover otros paseos más próximos a los cerros, tales como la Virgen de los Pescadores la que según decía había sido traída por unos náufragos salvados milagrosamente, la Fuente de Venus, la Selva Negra, donde según la propaganda” no penetran los rayos solares” , la Cascada, el Templo de San Antonio o la Fuente del Toro.

 
 El trencito de Piria

En 1913 comienza a circular un pintoresco tren a vapor, que unía la estación de Pan de Azúcar y el puerto de Piriápolis que estaba en construcción y que se finalizaría en 1916, permitiendo el arribo de los vapores que traían a los primeros veraneantes desde Buenos Aires. El "trencito de Piria", como se lo conocía popularmente, fue una de las características típicas del balneario. 


 Construcción de la rambla y el puerto de Piriápois

Obreros trabajando en el cerro cortando piedras.

En el año 1916 queda habilitado el puerto de Piriápolis, para la salida de los granitos del cerro San Antonio, un negocio que acrecentó enormemente la fortuna de Francisco Piria y le permitió invertir en el crecimiento del balneario.
Originariamente la fecha de inauguración estaba prevista para el año 1909, pero trabas gubernamentales retrasaron las obras.

Palacio Piria en plaza Cagancha 



En el año 1917 fue construido el llamado Palacio Piria, un edificio de tres plantas ubicado sobre la Plaza Cagancha  y  la calle Gutiérrez Ruiz. Su estilo es ecléctico historicista, obra del arquitecto francés Camille Gardelle.
En el primer piso estaba la recepción de la casa, conservada intacta en su decoración y utilizada como Sala de Juramentos. También estaba el Gran Salón Imperio, decorado con águilas, ramos de laurel, esfinges, grifos, espejos y paneles de seda. El antiguo despacho de Piria es la Sala de Acuerdos de la Corte, con balcones sobre la calle. La antigua sala de billar se ha convertido en despacho, y posee una pintura original que decora el techo.
El segundo piso servía de dormitorio para Piria y su esposa, donde actualmente se encuentran los despachos y biblioteca. La casa contaba con seis baños principales que se mantienen en su lugar original.
El Palacio está poblado de símbolos alquímicos en su decoración, como el óvalo, el vitral simbolizando el ascenso a los cielos y la rosa. 
Construcción de la Iglesia

Iglesia del Pueblo Obrero (actualmente)

También en el año 1917 empezó a construirse la conocida  “Iglesia de Piria”, que quedó inconclusa y jamás fue terminada.

En 1919 fue candidato a diputado del partido creado por él e integrado por industriales y comerciantes denominado Unión Democrática, un partido de características conservadoras.
En esa elección sacó sólo 658 votos.
Piria llegó a tener muy buenas relaciones con algunos gobernantes. Por ejemplo tuvo muy buena relación con Brum, con Terra y con Luis Alberto de Herrera; no así con la parte de José Batlle y Ordóñez, Williman, etcétera, a quienes criticaba.

Construcción del Argentino Hotel

En el año 1920 fue colocada la piedra fundamental del Argentino Hotel, probablemente su obra más emblemática
Al acto concurrieron casi todos los integrantes del Consejo Nacional de Administración entre ellos su presidente, el doctor Baltasar Brum y el doctor Luis Aberto de Herrera, amigo personal de Piria. A la ceremonia, donde hubo varios discursos, siguió un gran asado campestre. Según testigos, Piria vestía traje y chaleco oscuro y llevaba un reloj con cadena de oro y Brum levitón y pantalón de fantasía a rayitas finas grises y negras y galera. Pese a que las vestimentas no resultaban las más apropiadas para un asado, el Presidente del Consejo debe haber quedado muy satisfecho porque escribió en el álbum oficial del hotel: “Hombres que como Piria ha consagrado toda su vida a crear una obra de alta civilización figurarán con justo título en la galería de los grandes bienhechores del país”.

En el año 1925 extendió su actividad comercial a la  Argentina, cuando compró los terrenos de Punta Lara. Entre las cosas que proyectaba hacer en ese lugar estaba un puente que uniera Argentina con nuestro país.

 
 Argentino Hotel

En el año 1930 que queda finalizado el Argentino Hotel.

En 1933, casi al borde de la muerte, Piria reconoció a Carmen como hija natural en su testamento, aunque era público que era su amante.
Francisco Piria muere el 11 de diciembre de 1933 en su casa de Ibicuy y San José, hoy sede de la Suprema Corte de Justicia.

El 20 de enero de 1934 su hijo Francisco fue muerto en un duelo por el Señor Carlos Bonavita. Este había sido el hombre de confianza, mano derecha y capataz general, de Francisco Piria padre. Según gente de la época, a raíz de un gran incendio que se desató en torno al Cerro Pan de Azúcar y el Castillo, tuvo una fuerte discusión con el hijo de Piria, Pancho (Francisco), al cual mató en un duelo a tiros. Luego del trágico incidente volvió al Hotel Piriápolis donde residía y se quitó la vida de un balazo.

La sucesión de Francisco Piria constituyó una de las más disputadas y enredadas que recuerdan a nivel judiciale. Existen versiones que indican que los problemas nacieron por dos mujeres: la argentina Carmen Ruiz a quien Piria había reconocido como hija natural y la yugoeslava María Emilia Franz con quien se casó en segundas nupcias. Para reconocer como hija a Carmen Piria (o Ruiz porque los hijos de Piria la consideraban su amante lo que nunca pudo ser comprobado.
Emilia Franz falleció un año después que su esposo, en ese lapso los abogados la convencieron que tenía derecho a la mitad de los bienes gananciales y ella legó diez millones de pesos a unos sobrinos europeos. Todo eso trabó la sucesión que duró trece años y en la que los únicos que ganaron fueron los profesionales que siguieron el caso. Ni los tres hijos legítimos sobrevivientes ni la hija natural recibieron dinero. Al terminarse la sucesión existían más de cincuenta herederos contando nietos y bisnietos. Tampoco se comprobó si la muerte de Piria la había ocasionado una inyección para la diabetes que le daba a diario Carmen Ruiz ( o Piria) o si como dicen los descendientes de ésta, falleció de una pulmonía al regresar de La Paloma donde pretendía desarrollar algo parecido a Piriápolis.

FUENTES
http://cuevasyamandu.blogspot.com
http://www.destinopiriapolis.com/