Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

jueves, 28 de enero de 2016

EL 28 DE ENERO DE 1761 NACÍA MARGUERITE GÉRARD

LA DAMA QUE PINTÓ LA VIDA BURGUESA Y ARISTOCRÁTICA DE PARÍS


Marguerite Gérard nació el 28 de enero de 1761 en Grasse.)  
Fue una  pintora y grabadora francesa.

Su madre fue Marie Gilette y su padre el perfumista Claude Gérard.
A los 8 años de edad, se convirtió en la hermana-en-ley de Jean-Honoré Fragonard.
Cuando tenía 14 años, ella se fue a vivir con él.
También fue la tía del artista Alexandre-Evariste Fragonard.
Marguerite no había recibido una educación formal pero pronto supo aprovechar la oportunidad de tener en su propia familia a un pintor de la talla de su cuñado. Fragonard se convirtió en su profesor con el que empezó a colaborar en su taller con tan sólo 14 años.
Margarite Gérard se convirtió en discípula de Fragonard a mediados de la década de 1770 y estudió pintura, dibujo y grabado bajo su tutela.

 
La Duchesse Abrantes y el General Junot 1800


A la muerte de su madre en 1775, Marguerite Gérard fijó su residencia en el Louvre con su hermana y el marido de su hermana Jean-Honoré Fragonard.
Vivió en el Louvre durante aproximadamente treinta años lo que le permitió ver y ser inspiradoa por grandes obras de arte del pasado y del presente.
 De particular interés para Marguerite fueron las escenas de género de la Edad de Oro holandesa, que iba a emular en su propio trabajo. Su asociación con el círculo de Fragonard también permitió a Marguerite la libertad de permanecer soltera y sin convertirse en una carga financiera para otros o de sus padres; esto le permitió dedicarse a la pintura. La especulación de que Gérard y Fragonard eran amantes ha sido desmentida a fondo, y Marguerite refirió que lo veía como una figura paterna.
Ella parece haber ejecutado cinco aguafuertes en 1778 en colaboración con el maestro.


 Niño con racimos de uvas

Mientras los grandes artistas de finales del XVIII se dedicaban a recrear un mundo bucólico y abarrotado siguiendo la moda rococó, Marguerite Gérard, se dedicó a pintar bellas escenas sencillas de la alta sociedad de París.
Cuando el recargado estilo rococó estaba empezando a dar sus últimos coletazos, Marguerite, convertida en pintora profesional y exhibiendo sus obras en los principales salones de París, se destacó por un estilo sencillo, no recargado. Sus lienzos plasmaron la vida de la burguesía y la aristocracia parisina llegando incluso a pintar para el mismísimo Napoleón Bonaparte.


 Durmiendo mi niño - 1783-1786

Al final de su carrera como pintora empezó a recibir críticas por la repetición de sus temáticas. Pero cuando las críticas desaparecieron, sus cuadros permanecieron como el reflejo del pincel de una gran artista.

Marguerite Gérard moría en su retiro de París el 18 de mayo de 1837.