Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

martes, 3 de agosto de 2010

ÁREA DEL CONOCIMIENTO DE LENGUA

TEXTO NARRATIVO


El texto narrativo se refiere ante todo, a hechos o acciones. Se narra para informar (como en la vida cotidiana, en un artículo periodístico, en un libro de historia...) y también para entretener (como en los textos literarios). Según Teun van Dijk —uno de los autores que estudian y explican la organización básica de los textos- en la estructura narrativa pueden reconocerse todas o algunas de las siguientes categorías.
Complicación: Acción interesante que implica la reacción de los personajes. Resolución: Desenlace de la situación generada.
Suceso: Núcleo de la narración, integrado por una complicación y su resolución. Marco: Lugar, tiempo y circunstancias en que se desarrolla el suceso. Dentro de un mismo marco pueden ocurrir varios sucesos.
Episodio: Está compuesto por el suceso y el marco.
Trama del texto narrativo: Serie de episodios.
Evaluación: Opinión o valoración de los sucesos, aportada por el narrador. No pertene¬ce a la trama, es una reacción del autor frente a la misma.
Historia: Está formada por la trama y la evaluación.
Epílogo: Lección o conclusión práctica extraída a partir de la trama, que aparece en algunas narraciones. La moraleja es un tipo de epílogo. En toda narración pasan cosas; hay unos hechos. Y estos hechos le suceden a alguien en algún lugar. Es decir, los elementos de la narración son hechos, personajes y lugares. Antes de escribir cualquier historia, has de saber con claridad qué quieres contar, quiénes intervendrán y dónde situarás la acción. Una narración es como una película. En ella predomina la acción. Casi todo lo que escribe el narrador consiste en referir lo que pasa: es narración pura, narración pro-piamente dicha. Es un relato en prosa de hechos ficticios; consta de tres momentos diferenciados: estado inicial de equilibrio, intervención de una fuerza que provoca un conflicto y resolución del conflicto que permite un estado final. El principio y el final de una historia han de ser cortos y muy claros. El medio o nudo suele ser más largo. Los hechos que en él se relatan han de estar bien ordenados. Cuando empiezas a relatar algo, has de captar la atención de los que te escuchan o te leen; has de introducirlos en el ambiente de la historia y conviene que lo hagas rápidamente. El principio o planteamiento ha de ser como un cuadro, como una primera imagen que sitúe en la historia y anime a ver qué pasó. Hay muchas formas de iniciar una narración. Ejemplo: — describir a un personaje — describir un lugar y su ambiente — presentar a un personaje en un lugar — narrar un hecho inicial — presentar un diálogo entre varios personajes. El medio o trama consta de una sucesión de hechos. Preséntalos ordenados y usa. palabras que orienten en el tiempo. Cuando escribas la trama, ya debes saber el final. Si no, te expones a escribir una larga serie de hechos que no van a ninguna parte. Pero si quiere darnos a conocer un lugar, un objeto, un personaje, detiene la acción y nos presenta un primer plano. Entonces escribe una descripción. Así podemos conocer de cerca lo que el narrador quiere destacar. Además de acción y primeros planos, en una película hay voces. Los personajes hablan. Cuando el narrador pasa al papel las palabras de los personajes, escribe un diá¬logo (que se convierte en monólogo si un personaje habla solo o piensa). Los núcleos y acciones secundarias ponen en juego a los persona¬jes, situados en un lugar y un tiempo, los cuales son descritos por el autor. Generalmente presentan marcas que indican el diálogo de los personajes: guiones, nexos temporales e introducciones iniciales tales como Erase una vez..., Había una vez..., Erase que se era.

Empleo de los tiempos verbales En la narración predominan el pretérito imperfecto y el indefini¬do, así como el presente, en las descripciones y diálogos. El narrador presenta los hechos; éste puede ser un personaje o un testigo que na¬rra en primera persona o también un narrador que narra en tercera persona, que no es ni actor ni testigo.

Adjetivación En el texto narrativo se emplean adjetivos que agregan información al lector para recrear la situación.-

Marcadores Textuales - Los marcadores textuales que que habitualmente marcan el estilo narrativo (especialmente que indican sucesión temporal: un día. ..al poco tiempo, así como los deícticos que proporcionan de localización espacial: allí aquí). Adverbios situacionales o deícticos son aquellos que señalan la situación extralingüística espacial y temporal, adverbios de lugar y tiempo, por ejemplo: ‘Aquí’ no ha venido. ‘Allí’ ocurrió el accidente. ‘Hoy’ me han hecho un regalo;. ‘Mañana’ te llamaré a casa. Los adverbios de lugar establecen como punto de referencia a los interlocutores del discurso, en relación con los demostrativos: 1ª persona: aquí, acá; 2ª persona: ahí; 3ª persona: allí, allá. Existen formas locativas o de situación estática, como dentro: El libro está ‘dentro’ del cajón; y formas direccionales, que marcan movimiento, adentro: Pasa ‘adentro’ de la casa. Con los adverbios de tiempo, se dan dos posibilidades, en cuanto a la relación hablante-oyente: la situación actual, creada por el hablante que expone al oyente, es el momento del discurso, y corresponde al mundo comentado. El hablante narra hechos que corresponden a un contexto diferente, que no es en el que se hallan el hablante y el oyente, corresponde al llamado mundo narrado. Referencia al presente. Indican simultaneidad: ahora, hoy. Referencia al pasado. Indican anterioridad: ayer, anoche. Referencia al futuro. Indican posterioridad: mañana. Ejemplos: ‘Hoy’ hace frío, ‘ayer’ hizo buen tiempo y ‘mañana’ no sabemos si nevará.

El diálogo en la Narración -Dentro del la narración podemos encontrar texto conversacional. Es importante que los niños busquen y observen las convenciones de su notación : guiones (para señalar turnos), apóstrofes (para indicar omisiones en palabras), puntos suspensivos (para indicar silencios), signos de entonación (para indicar pregunta y exclamación).- Teniendo en cuenta estas características, lea a menudo cuentos a sus alumnos para motivarlos con su lectura y para familiarizarlos con la estructura de este tipo de textos (Trabaje con modelos). Estimúlelos a escribir cuentos a través de distintas actividades dirigidas a un receptor válido.- BIBLIOGRAFÍA-GUÍAS DIDÁCTICA- C.E.P. LENGUAJE-GUÍA DIDÁCTICA 5- SANTILLANA ENCARTA 2001