Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

martes, 10 de agosto de 2010

INVESTIGADOR AFICCIONADO ENCUENTRA FÓSIL DE GLIPTODONTE

Una recomendación para Maestros y amantes de la Ciencia. Visitar a Andrés Sánchez en San Ramón, pequeña ciudad sobre el Río Santa Lucía, departamento de Canelones R.O.del Uruguay

ANDRÉS SÁNCHEZ UN BUSCADOR INCANSABLE



Andrés entrevistado por Canal 12 de Montevideo R.O.del Uruguay

Un investigador aficionado encontró el fósil de un Gliptodonte de una antigüedad cercana a los diez mil años. Fue hallado en San Ramón y tiene un peso de 350 kilos.
Andrés Sánchez vive en San Ramón junto a su madre y un tío en un hogar con techo de paja y piso de material. La casa está llena de restos fósiles de más de 10.000 años de antigüedad que Andrés, de 26 años, ha recogido desde que tenía 17.
La curiosidad, la tenacidad, y sobre todo la rigurosidad, hacen de este joven casi sin formación un ejemplo de hasta dónde se puede llegar aun cuando todo juega en contra.
Cuando tenía 5 años comenzaron las expediciones por el río Santa Lucía. A babucha de su tío Cacho y con una azada, Andrés miraba sin mucho entusiasmo los restos fósiles que encontraban excavando. No tenía idea de la importancia de esas piezas, sólo sabía que eran "cosas antiguas".
Por un tiempo frecuentó el río todos los fines de semanas, pero al llegar a la adolescencia perdió momentáneamente el interés: "sólo me importaba andar por ahí". Es una edad difícil y por más intentos que hizo su familia, Andrés no quiso hacer el liceo. Está arrepentido. Tanto que le reprocha a su madre no "haberle dado unos varazos" a tiempo.
"Si pudiera volver atrás haría el liceo, la facultad y me recibiría de paleontólogo. Por eso siempre le digo a los jóvenes que estudien porque después es complicado; a mí no me gustaba estudiar ni leer, sólo me gustaba ir al río y al campo, pero estudiar nada. Ahora me gusta, pero sólo estas cosas, otra cosa no", relata Andrés con picardía.
Una tarde, hace nueve años, un grupo de investigadores del Museo Arqueológico de Canelones paró en un boliche a tomar un refrigerio. Volvían de una expedición en canoa por el río Santa Lucía. Consultaron a los parroquianos por "alguien que haya encontrado algún hueso" en esa zona. Andrés Sánchez fue la respuesta.
Ese encuentro casual fue para Andrés el descubrimiento de su vocación. Desde ese entonces dedica todos los días de su vida a observar, escarbar, marcar y conservar una valiosa colección paleontológica del período Pleistoceno. Más exactamente de los últimos 100.000 años. Nada más y nada menos.


Costas del Río Santa Lucía dónde se encuentran los fósiles

CASA MUSEO.


Los huesos están esparcidos en toda la casa. Es posible ver restos milenarios sobre las sillas, la cama y la cómoda. Pero eso no significa que estén descuidados. Andrés es muy celoso y trata cada pieza con estricta meticulosidad.
Los canales de cable Discovery y National Geographic son fuentes de formación e inspiración para Andrés. "Para aprender a buscar y reparar los fósiles ni se sabe los que rompí". Ensayo y error, el mejor método de estudio.
Además recibe el apoyo constante del Departamento de Paleontología de la Facultad de Ciencias, del Museo Arqueológico de Canelones y la Intendencia de Canelones, quienes le aportan materiales y asesoramiento. El museo incluso le ofreció trabajo fijo como investigador por el que recibe $ 2.800 mensuales.
"Es muy importante el rol de los museos del interior; permite a jóvenes con dificultades económicas y sin acceso a educación terciaria desarrollar sus habilidades y dedicarse a lo que les gusta", dijo Jorge Repetto, director de Cultura de la IMC.
Su familia, especialmente sus tíos Cacho y Washington "Candombe" Sánchez, han sido pilares en el desarrollo del joven. Al igual que sus amigos. Ellos son los que le hacen "el aguante" en las expediciones de dos, tres, cuatro días en canoa por el río. Tiene "ojos de águila", dicen. "Se encarniza tanto trabajando que igual no come, porque hasta que no encuentra lo que busca no para".
Andrés Sánches busca fósiles desde el año 1997 . Aquí lo vemos observando un fósil descubierto en las proximidades de San Ramón

Jorge Femenías, director del Museo Arqueológico de Canelones, conoció a Andrés hace ocho años a raíz de una nota periodística del diario local Hechos: "El trabajo que él está haciendo es muy bueno, por eso nosotros lo apoyamos; es un excelente gurí, una persona ética del interior, muy humilde pero con mucha voluntad y muy honesto", aseguró Femenías a El País.
El investigador fue más lejos y comparó a Andrés Sánchez con Antonio Taddei en sus comienzos. Taddei fue investigador autodidacta y se lo considera el padre de la arqueología científica del Uruguay, descubridor de una colección de 66.000 piezas.
Andrés parece estar ajeno a sus logros. Sólo mira para adelante y para abajo, con un tic propio de su oficio. Si se le pregunta con qué sueña responde esperanzado: "con comprarme una moto". Eso le interesa aun más que exponer en Montevideo, aunque no niega que le gustaría
.
Andrés con un grupo de periodistas

Como investigador del Museo de Arqueología de Canelones, Andrés Sánchez mantiene un estrecho contacto con el Departamento de Paleontología de la Facultad de Ciencias y es colaborador permanente de los expertos cuando trabajan en el área circundante a San Ramón.
El investigador grado 4 de dicho departamento, Martín Ubilla, dijo a El País que Sánchez es una persona "de un valor extraordinario que a pesar de su escasa formación tiene una gran curiosidad y muchísimas ganas de trabajar". Ubilla aseguró que el joven "ha hecho un rescate muy significativo de valiosos materiales que de otro modo se habrían perdido", que aporta un registro interesante de mamíferos extintos.
La facultad le brindó orientación sobre cómo buscar en el terreno, cómo hacer una extracción, y sobre cómo preparar los restos para su preservación.
"Siempre está interesado en saber más, en aprender. Incluso aprendió a identificar los tipos de huesos con los que se enfrenta, lo cual es bueno porque lo ayuda a extraer mejor los materiales".
Ubilla explicó que hay abundancia de materiales de este tipo en toda la zona de la cuenca del río Santa Lucía, debido a las buenas condiciones originales de los sedimentos que colaboraron en la preservación en buenas condiciones de los restos fósiles.
Jorge Repetto, director de Cultura de la Intendencia de Canelones, tiene una visión similar a la de Ubilla cuando se le pregunta por Andrés: "es un tipo de trabajo, humilde, y está haciendo sus primeras armas en lo que es la investigación. Tiene mucha disposición e iniciativa".

ALGUNO DE LOS FÓSILES DESCUBIERTOS

PANOCHTUS TUBERCULATUS. Animal que pesaba más de una tonelada. Se estima que tiene una antigüedad de 11.000 años. Encontró la cola de un ejemplar que mide alrededor de un metro de largo.

Reconstrucción del Panochtus tuberculatus.

LESTODON. Conocido también como Perezoso gigante. Eran herbívoros, medían cuatro metros de largo y pesaban hasta 3 toneladas.Encontró la cadera


Imagen extraída del libro-Fósiles del Uruguay- Daniel Perea (Pág.291)

GLYPTODON CLAVIPES. Herbívoro que, por su constitución, se especula que no fue muy ágil. Su defensa contra los depredadores se basaba en su caparazón rígida. Las diferentes especies se distinguen por los tipos de caparazones. Vivió hace 11.000 años y pesaba 1.500 kilos. Descubrió una caparazón

Gliptodonte GLYPTODON CLAVIPES.

TIGRE DIENTE DE SABLE. Felinos carnívoros de Sudamérica que pesaban cerca de 400 kilos y tenían los colmillos superiores muy desarrollados. Descubrió parte del maxilar.


Imagen extraída del libro-Fósiles del Uruguay- Daniel Perea (Pág.311)


Fuente:
Libro "Fósiles de Uruguay" -Editor Daniel Perea -2008
http://www.teledoce.com
www.elpais.com.uy
- Artículo de Caterina Notargiovanni