Blog de Arinda

OBJETIVO :En este Blog vas a encontrar mis producciones en pintura y escultura. Además, material recopilado a través de mi trabajo como maestra, directora e inspectora, que puede ser de interés para docentes y estudiantes magisteriales .

lunes, 2 de abril de 2012

LAS AVES, TIPOS DE NIDOS E INCUBACIÓN

 LAS AVES, TIPOS DE NIDOS E INCUBACIÓN

En el Programa Escolar  encontramos

BIOLOGIA -2º grado (pág. 203)
-La reproducción ovípara.
- Las aves, tipos de nidos e incubación.

Actividades:
- La observación de la nidificación y el cuidado de las crías. Tipos de pichones:nidícolas y nidífugos (grados de dependencia con sus progenitores:alimentación y protección). Adaptaciones. (pág. 400)

NIDO


La selección del lugar de anidamiento y la construcción del nido constituyen acontecimientos de gran importancia en la biología de las aves, pues el nido va a ser el sitio donde se desarrollen las actividades de puesta de huevos, incubación y cuidado y crianza de los pollos hasta que sean independientes, por lo que debe reunir condiciones de seguridad contra depredadores y las inclemencias del tiempo. Generalmente se trata de una estructura construida o acondicionada por los padres, aunque en ocasiones puede ser utilizada solamente una eminencia natural del terreno. Los padres construyen los nidos con el material disponible en la zona (ramas, hojas, pelo) y los cubren por dentro con una capa de plumas, pelo u hojas pequeñas para proporcionarle calor a huevos y pollos. Cuando los nidos están en lugares visibles, son cubiertos exteriormente con líquenes o ramas sueltas para esconderlos de los depredadores. Aunque generalmente la tarea de construir el nido la desarrolla la pareja, puede ser sólo uno de los padres el que la realice, mientras el otro surte el material, defiende el territorio, o sencillamente no participa.

El tejedor dorado taveta (Ploceus castaneiceps construyendo un nido colgante.

Nido de chingolo

Nido de Picapalos


El nido es una estructura que se encarga de la protección de los huevos y de los polluelos, especialmente en aves altriciales (aves canoras). Los nidos de las aves son muy variados en forma y localización. Existen algunas que no construyen nidos, y colocan los huevos simplemente en una depresión del suelo, como los tapacaminos, en una roca saliente en las alcas. 
 
 Nido de tero


Nido de chorlito

Otras aves anidan dentro de agujeros naturales, como los formados entre las rocas (algunos petreles, rabijuncos y saltaparedes) o los que se producen en los árboles al romperse las ramas (algunos papamoscas, golondrinas y cálaos). 
También existen especies que fabrican los huecos en donde colocan su nido, tal es el caso de la mayoría de los pájaros carpinteros, quienes perforan los árboles, o los cavan en el suelo o la pared, como algunos petreles, momotos y golondrinas, o dentro de un termitero, a la manera de los martines pescadores y los loros atoleros. 
Algunas especies utilizan los nidos o cavidades fabricadas por otros pájaros o animales, entre ellos los búhos madrigueros que utilizan los agujeros que cavan los perritos de las praderas, las tuzas y otros mamíferos, o los trogones que aprovechan los nidos vacíos de los pájaros carpinteros.
Nido de boyero
Algunas aves cosen hojas con pequeños filamentos vegetales, otros construyen nidos comunitarios donde pueden vivir varias decenas de parejas. Muchas rapaces construyen nidos en forma de plataforma los cuales pueden utilizar durantre varios años sucesivos, pudiendo estos alcanzar grandes tamaños y un gran peso debido a la acumulación paulatina de materiales. Otras especies utilizan sustancias vegetales para construír sus nidos, confiando a la fermentación de estos materiales el calor para sus huevos.
Huevo de pingüino
 
El pingüino (Pájaro bobo) emperador recubre con un pliegue del abdómen al único huevo, al que transporta apoyándolo sobre sus patas palmadas para así protegerlo del frío antártico.
Nido de pato capuchino
Aves acuáticas disponen sus nidos flotantes entre los totorales bien escondidos y otras como las de la familia Rallidae hacen un nido en el agua de plataforma con vegetales tan grande y fuerte que pueden aguantar hasta una persona de pie en ellos. 
Nido de hornero
Nidos de cotorras
 Nido de picaflor

Nido de gaviota

Nido de ñandú

Nido de paloma

Nido de golondrina

Nido de lechuza


Nido de águila mora

Otras utilizan cavidades naturales como huecos de troncos, raíces o cuevas donde colocar sus huevos. Se ha comprobado en algunos grupos de aves que dos hembras pueden depositar sus huevos en el mismo nido. 
 Si el nido, además de tener una base es construido con un "techo" y paredes, recibe el nombre de nido en domo, éstos son especialmente frecuentes en las regiones tropicales. Pueden ser construidos dentro de cavidades en los árboles o en el suelo, colgantes o tejidos entre ramas y pastos. Especialmente famosos son los nidos de las golondrinas risqueras en México y los horneros de Uruguay y Argentina, los cuales están hechos de lodo en forma de olla o de horno de pan. 

 Nido de golondrina risquera de Méjico

Otros nidos con domo notables son los que construyen los pájaros sastre, los cuales fabrican su nido en una hoja, cosiéndola con telarañas para usarla como techo. Los campeones constructores de nidos en domo son los pájaros tejedores de África, pues construyen nidos de gran tamaño tejidos de diversos materiales. Incluso, ciertos pájaros tejedores construyen lo que se llama nidos comunales, verdaderos condominios compuestos de varias cámaras de anidamiento para varias parejas


Nidos comuniales pájaros tejedores de África

Nido de tejedor africano


El nido es una estructura que se utiliza de modo casi exclusivo con fines reproductivos aunque en determinados casos se emplee también como lugar de reposo o dormideros. 

 Nido de pájaro sastre

Algunas aves colocan sus huevos en los nidos de otras especies. Por ejemplo, el papamoscas pirata molestará a una pareja de calandrias hasta que ésta abandone el nido que ha construido para él ocuparlo. 

Por otro lado, existen aves como los tordos de ojos rojos, llamadas parásitas, que depositan sus huevos en los nidos de otras especies, llamadas hospederos, que son los que cuidan los pollos. 

 Tordo

Las influencias del sistema hormonal unido a los cambios fisiológicos que se producen en el cuerpo del animal durante el período de reproducción desencadenan el comportamiento de construcción del nido. La elección del lugar, los materiales utilizados, el tiempo empleado en la construcción y la actividad del macho o de la hembra en la obra son distintos en las diferentes especies.

La observación de nidos puede resultar una actividad interesante siempre y cuando se tenga el máximo cuidado y anteponer la protección de los huevos y las crías a la propia curiosidad. Es decir, nunca tocar los huevos o los polluelos en el nido que se acaba de descubrir. Generalmente los nidos no se vuelven a usar en una próxima temporada por lo que se pueden retirar para su estudio una vez concluido el período reproductor.




CUIDADO DE LOS PICHONES

Muchas aves defienden activamente un territorio de las intromisiones de sus congéneres durante la época de cría; al mantener su territorio aseguran las fuentes de alimento para sus pollos. Las especies que no defienden un territorio, como las aves marinas o los vencejos, a menudo crían en colonias; al criar en colonias se consigue cierta protección contra los depredadores. En las colonias las aves defienden sus lugares de anidamiento y la competencia por estos lugares puede ser intensa.

Pichones de gorrión

Al salir del cascarón los pollos pueden ser desde indefensos a independientes, incluidos varios estados intermedios, según la especie. Las que nacen indefensas se llaman altriciales o nidícolas y suelen ser pequeñas, ciegas y desnudas; los pollos que nacen más formados se llaman precoces o nidífugos, están cubiertos de plumón y son capaces de seguir a sus padres (como es el caso de los anseriformes y galliformes).Los pollos altriciales necesitan la ayuda de sus padres para termorregularse y su periodo de cría dura más tiempo que el de los precoces.

Polluelo de avestruz

Pollito recién nacido

La duración y naturaleza del cuidado parental varía mucho entre los diferentes órdenes y especies. En un extremo están los talégalos que dejan de cuidar a sus descendientes al romper el cascarón; el pollo recién nacido es capaz de salir del cascarón y del nido sin ayuda de los padres y valerse por sí mismo inmediatamente.
En el otro extremo muchas aves marinas cuidan a sus pollos durante largos períodos; el más largo es el de la fragata grande, sus pollos tardan seis meses en emplumar y son alimentados por los padres durante otros catorce meses más.
En algunas especies los dos padres se ocupan de la cría, en otras sólo uno de los sexos carga con la responsabilidad. En ocasiones otros congéneres, generalmente parientes cercanos de la pareja, como los juveniles de años pasados, ayudan en la cría.
Este comportamiento es bastante común entre los córvidos, y especies cercanas a éstos como la urraca australiana o el género Malurus, pero se ha observado también en especies tan diferentes como el acantisita verdoso o el milano real. En la mayor parte de los grupos animales el cuidado de las crías por parte de los machos es raro. Sin embargo, en las aves es bastante común, más que en cualquier otra clase de vertebrado.
Aunque las labores relacionadas con la reproducción y la cría son a menudo compartidas, en ocasiones hay una división del trabajo en la que uno de los miembros de la pareja lleva a cabo toda o la mayor parte de una determinada tarea.

Mérgulo antiguo

El momento en que los pollos abandonan el nido varía de manera muy acusada. Los pollos de los álcidos del género Synthliboramphus, como el mérgulo antiguo, dejan el nido la noche después de salir del cascarón, siguen a sus padres al mar donde se desarrollan a salvo de los depredadores terrestres.
Otras especies, como los patos, también abandonan el nido a una edad temprana. En la mayor parte de los casos, los pollos dejan el nido cuando son capaces de volar.
Tras dejar el nido hay especies, por ejemplo los albatros, que no continúan cuidando de su nidada, mientras que otras siguen alimentándoles.
Los juveniles pueden también seguir a sus padres durante su primera migración.

Parasitismo de puesta

Carricero común criando a un cuco común, un parásito de puesta.
El parasitismo de puesta, en el que una especie deja sus huevos entre los de otra especie para que ésta los críe, es más común entre las aves que en cualquier otro tipo de organismo.
Después de que el ave parásita deposite sus huevos en el nido de otra, por lo general son aceptados y criados por los padres adoptivos a expensas de su propia nidada.
Entre las especies que usan este modo de parasitismo hay unas que son incapaces de sacar adelante una nidada propia y por ello están obligadas a parasitar, y hay otras que en ocasiones ponen sus huevos en nidos de individuos de su misma especie para incrementar su rendimiento reproductivo, incluso aunque hayan criado a sus propios pollos.
Unas cien especies, entre las que se incluyen indicadores, ictéridos, estríldidos y patos son parásitos obligados, aunque los más famosos son los cucos.
En algunos parásitos de puesta sus huevos eclosionan antes que los del hospedador, lo que le permite al parásito destruir los huevos empujándolos fuera del nido o matar a los pollos que han tenido menos tiempo para desarrollarse; esto les asegura que toda la comida que traigan los padres-hospedadores sea para ellos.

FUENTES
http://verdeygris.com/
http://www.infovisual.info/
http://aveschile.tripod.com/
http://es.wikipedia.org
http://definicion.de
http://www.kalipedia.com